Los planes de MásMóvil para convertirse en el cuarto operador alternativo siguen su curso. La pata móvil ha quedado bien apuntalada tras la compra de Yoigo y Pepephone. No para competir contra los “tres grandes”, pero sí para meter presión. Y ahora falta el segmento fijo. Para ello, ha alcanzado un acuerdo con Orange para seguir con su ritmo de despliegue.

En concreto, MásMóvil y Orange han alcanzado un acuerdo de inversión para desplegar de forma conjunta fibra a un millón de unidades inmobiliarias (hogares y locales), según ha informado el operador amarillo en un comunicado remitido al Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Por el momento no se ha precisado la cuantía económica de la inversión. Lo único que se ha dado a conocer es que cada operador desplegará un total de 500.000 unidades, hasta esa cifra del millón.

La estrategia de despliegue implica que el operador dirigido por Meinrad Spenger lo hará en zonas menos competitivas, es decir, donde Movistar y Vodafone apenas tienen presencia; mientras que la filial francesa se encargará del despliegue en las zonas donde la competencia es mayor.

MásMóvil ha querido precisar en el comunicado que este acuerdo con la operadora gala, sumado a otros desarrollos adicionales, le permitirá alcanzar antes de finales de 2018 el objetivo que se había marcado de contar con una red de fibra de 2,3 millones de unidades inmobiliarias. Esta cifra incluye también las unidades inmobiliarias adquiridas tras la compra de los activos sobrantes de la fusión entre Orange y Jazztel el año pasado.

Para la compañía amarilla, el acuerdo de inversión conjunta con Orange es “muy beneficioso”, ya que permite “una aceleración en la ampliación de la red propia” de fibra, “una relevante optimización de los costes de despliegue” y “el uso del mismo modelo de gestión de red que ya está funcionando actualmente de manera exitosa”.

La polémica por la red llegará

El Grupo MásMóvil, al ritmo que va, podría tener una gran peculiaridad: acuerdos de negocio con todos los operadores. Mientras que la red móvil de los amarillos la tienen con un acceso mayorista de Orange; Pepephone la tiene con Movistar; y Yoigo busca pretendiente, después de comunicar esta semana de forma oficial que no renovará con Telefónica.

Así, queda una situación un tanto peculiar, puesto que deberá a negociar a varias bandas. Incluso existe la posibilidad de que Yoigo firme su acuerdo mayorista con Vodafone. Aunque esta posibilidad tendrá que casar con los planes de Providence, el fondo que pasará a ser máximo accionista del Grupo.