Seguro que a Franco le gustaba algún tipo de música. Es más, seguro que hasta la bailaba. Desde luego, con la música de los Rolling, David Bowie, Bob Dylan o Lennon nunca se atrevió a moverse. ¿Y qué hizo con estos grandes artistas? Censurarlos.

"Veneno en dosis camufladas"

Xavier Valiño es el autor de “Veneno en dosis camufladas” (2012). A partir de una minuciosa investigación en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares, el libro saca a la luz la censura franquista impuesta al pop rock. Ahora, el escritor es comisario junto a Héctor Fouce de la exposición “Vibracions prohibides (“Vibraciones prohibidas”), que se podrá disfrutar en el barcelonés Born Centro de Cultura y Memoria hasta el 28 de agosto. 

La exposición, de la que se ha hecho eco The Guardian, exhibe los originales y las versiones distribuidas en España de algunas portadas que fueron censuradas por el aparato franquista y que tuvieron que rediseñarse para nuestro país.

Y es que la censura afectó por igual a las portadas de los discos y a las letras de las canciones. Partiendo de su criterio personal, los censores consideraron muchos contenidos inadecuados. Y claro, había que cambiarlo. Más de 4.300 letras fueron alteradas con el argumento recurrente de que estaban impregnadas de huellas de erotismo. Este documental de Televisión Española ofrece una visión de cómo el régimen de Franco pasaba la música por el colador.

Xavier Valiño piensa que estas alteraciones de la censura resultan ahora grotescas y rocambolescas. Acerca de la exposición, considera que las carátulas ponen “la piel de gallina” y además invitan a reflexionar sobre la falta de libertad en los últimos años de la dictadura. Vamos a ver algunos ejemplos de los cambios que se introdujeron durante la dictadura en portadas y letras musicales.

Cámbiame esa letra

Podríamos empezar a hablar de censura en letras y no acabar. Un buen ejemplo es “Imagine” de Lennon. ¿Un himno pacifista, sin más? No. Menos mal que los censores franquistas nos alertaron de que trata de poner todo en cuestión, incluida la religión. Cuidado.

Otro buen ejemplo es la letra de “Obviously Five Believers” de Bob Dylan. Los de Franco creyeron que era susceptible de ser interpretado como “homosexualista”. Y venga, que no se libren ni los Beach Boys. Con su tema “Good vibrations” se ganaron la calificación de “drogadictos del lumpen”. No está mal.

Ojito con ese pantalón

Sticky Fingers

Uno de los álbumes señalados por la censura que recoge la exposición es “Sticky Fingers”, disco de 1973 de Sus Satánicas Majestades. La portada, diseñada por Andy Warhol, muestra unos pantalones masculinos muy bien ajustados. Quizá demasiado, parece incómodo.

El caso es que a los censores les dio lo mismo que la hubiera diseñado el rey del pop-art y decidieron que había que hacer otro diseño. Esta vez el encargado fue John Pasche, el creador del famosísimo logo de los Rolling. Lo que le salió fue unos dedos de mujer saliendo de una lata de conserva. Toma reinterpretación. Y como esta portada, muchas otras. En las siguientes imágenes, la de la derecha es la que se comercializó en España. Cortesía de la censura.

Virgin Killer - Scorpions (1976)

Scorpions – Virgin Killer (1976)

Eric Clapton Was Here - Eric Clapton ( 1975)

Eric Clapton – Eric Clapton Was Here ( 1975)

Roxy Music - Country Life (1974)

Roxy Music – Country Life (1974)

Jane Birkin - Je t'aime...moi non plus (1969)

Jane Birkin – Je t’aime…moi non plus (1969)

Leonard Cohen - New Skin for the Old Ceremony (1974)

Leonard Cohen – New Skin for the Old Ceremony (1974)

Disco recopilatorio de bandas alemanas de kraut-rock "Mama rock and the sons of rock'n'roll" (1973)

Disco recopilatorio de bandas alemanas de kraut-rock “Mama rock and the sons of rock’n’roll” (1973)

Xavier Valiño cree que con los cambios en las portadas “se perdía una parte del mensaje que los artistas querían transmitir”. Además, considera que muchos de los cambios eran muy obvios. “Se ve muy bien dónde está la falda tapada hasta las rodillas o dónde se oculta un pezón”, presume Valiño.

Y…¿los españoles?

Por supuesto que tampoco nos libramos de la censura. Faltaría más. Un ejemplo es la portada del disco debut de Kiko Veneno con la banda Veneno de 1977. Eso de introducir un bloque de hachís les pareció de lo más escandalizador a los censores.

Kiko Veneno Veneno

Los chicos de Doctor Pop tampoco se escaparon. Tuvieron que retirar del mercado el single “Sofía” porque tenía el mismo nombre que la futura reina de España. Es que claro, cómo se les ocurre. Pusieron “Lucía”, que rima igual, y todos contentos.