Las empresas quieren ganar más dinero y tener mayores márgenes. Los clientes, por el contrario, desean una factura más pequeña y mejores servicios. Ambas cosas a la vez, no pueden ser. En el caso de la telefonía fija y móvil, por el momento, son las compañías las que salen ganando.

En el año 2011, la factura media de la telefonía móvil en pospago (contrato) según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) era de 23 euros. En el último trimestre de 2015, se situó en los 16,60 euros de media. Muestra una clara rebaja y, por tanto, un motivo de alegría para los usuarios y clientes. El problema es que ese precio ha tocado fondo. Es más, hace justo un año era más bajo y ha empezado a subir levemente.

gasto medio

¿A qué se debe esta situación? Pueden influir muchos factores, pero uno determinante es que hay una menor presión competitiva para los tres grandes operadores (Movistar, Orange y Vodafone) y de este modo puede subir los precios. Ellos argumentan que no es cierto, que existe suficiente competencia y, de hecho, aseguran que la existencia de más compañías, en este caso operadores virtuales (OMV) no garantica dicha competencia.

La cuestión es que puede ir a peor. Este primero de julio la CNMC ha propuesto formalmente que se desregule el mercado móvil. Es decir, que los virtuales negocien el acceso mayorista directamente con los tres grandes operadores. Esto significa que el alquiler de la red para que ellos puedan dar servicio a sus clientes ya no estará vigilado por el regulador, ni habrá unos precios que guíen las negociaciones. Esto provocará, de facto, que el mercado de los OMV siga decreciendo y perdiendo cuota, y los servicios móviles repunten su precio al alza.

gasto medio 2

Pero si hay una factura que deja la situación muy clara es la de servicios empaquetados. Es decir, los que tienen dentro de la misma factura fijo, móvil, televisión y todo lo necesario, han subido en el último año 2 euros.

Y esto ya no es un mito, ni un espejismo. El regulador ofrece datos fiables que aseguran que los precios han subido. ¿Lo peor? Es muy probable que en pocos meses haya más subidas. O, al menos, que haya nuevas tarifas con nuevos servicios que sean más caros. En septiembre llegará la nueva temporada de fútbol, y la factura que han pagado por hacerse con estos servicios ha sido muy cara. Por lo tanto, al final será el cliente quien termine pagando.

Por qué se contratan unos servicios y no otros

Según el Panel de Hogares de la CNMC, entre las razones para no contratar el servicio de televisión de pago, los consumidores esgrimen, por ejemplo, tener suficiente con la gratuita, que es un servicio caro e, incluso, que no ven demasiado la tele.

Con respecto a los hogares que no contratan internet, las razones que dan para no disponer de este servicio son el no saber usarlo, la falta de interés y el precio. Aunque cada vez hay más hogares que contratan todos los servicios de comunicaciones electrónicas: casi un 25 % contrata telefonía fija, telefonía móvil, internet y tele de pago.

No obstante, la combinación de servicios más demandada por los hogares es la de telefonía fija, telefonía móvil e internet, presente en casi la mitad de los hogares, mientras que el resto de combinaciones alcanzan porcentajes bastante menores.

Es notorio, por ejemplo, el descenso de los distintos tipos de hogares que solo disponen de telefonía (sea fija, móvil u ambas). La gran mayoría de hogares españoles (un 83 %) contrata tanto accesos telefónicos fijos como móviles, mientras que los hogares con un único tipo de acceso caen paulatinamente. Pese a todo, todavía persiste un 15% de los hogares que solamente disponen de teléfono móvil.