La vida para Yoigo en España no ha sido sencilla. Según bromea el consejero delegado de la compañía, Eduardo Taulet, desde que llegó al cargo siempre ha estado en venta. Por eso, esta situación de compra por parte de MásMóvil la llevan con naturalidad. Tanta, que parece que no hubiera pasado nada y cada uno siguiera su rumbo.

Durante un encuentro con la prensa para presentar resultados, el CEO de Yoigo ha comunicado cómo ha ido la marcha de la compañía durante el primer semestre del año. Los ingresos, en este periodo, crecieron un 6% hasta los 429 millones de euros. Además, el Ebitda subió un 52%, hasta los 41 millones de euros, frente al mismo periodo del año pasado.

Pero lo más interesante, al margen de los números, eran las sensaciones que transmitía Eduardo Taulet en su primera aparición pública tras la venta de Yoigo a MásMóvil. Cabe recordar que cuando se hizo el anuncio oficial tan solo compareció el CEO del operador amarillo, Meinrad Spenger.

Tema relacionado: MásMóvil completa la financiación bancaria para las compras de Yoigo y Pepephone

Lo más sorprendente fue la actitud de Taulet a la hora de explicar el presente y futuro de “su” compañía. Es decir, en todo momento mostró la sensación de que son independientes sin tener que reportar a nadie más.

La guinda de esta situación fue cuando aseguró, de forma tajante, que Yoigo ha decidido no renovar de manera automática el acuerdo de acceso mayorista a la red que mantiene con Telefónica. Dicho acuerdo finaliza este año, y están convencidos de que se trata de una situación muy poco favorable para Yoigo, por lo que tendrán que, o bien llegar a un nuevo acuerdo, o cambiar de operador (Orange o Vodafone). Esta negociación, afirmó Taulet, es Yoigo quien la llevará a cabo.

Como si no hubiera pasado nada durante los últimos meses, el directivo de Yoigo habla de la compañía y sus planes de futuro en primera persona. Ante esta situación, se preguntó al propio Taulet sobre la posición de MásMóvil ante esta negociación de acceso mayorista a las zonas donde Yoigo no tiene desplegada red. El argumento fue que la compañía debe tomar sus propias decisiones hasta que la operación no esté cerrada del todo. Sugirió que es el propio regulador el que así lo contempla para que se mantenga total independencia en el mercado.

Tan solo apostilló que no se tomará ninguna decisión que vaya en contra del Grupo, pero no despejó las dudas sobre cuál sería el mejor operador con el que negociar, teniendo en cuenta que MásMóvil tiene sus servicios mayoristas con Orange, y Pepephone con Movistar. Únicamente aseveró que, sea el que sea, les permitirá tener una mayor rentabilidad puesto que el actual acuerdo les deja unos márgenes muy bajos.

Un futuro en el aire y sin saber precios

Por lo que respecta al futuro de Yoigo, así como las dos últimas adquisiciones que apuntalan el Grupo, todo está en el aire. De hecho, el propio Taulet admitió que, en estos momentos, todavía no se han producido las conversaciones para saber qué marcas serán las que permanezcan, qué estrategia llevará cada una y cómo serán sus tarifas.

El único hilo de luz que arrojó, como ya hizo en su día Spenger, es que tiene mucho sentido que las tres marcas se mantengan en el mercado. Eso sí, con estrategias muy definidas para atacar los diferentes segmentos y nichos de negocio. No obstante, Taulet mantiene su mantra de que el ámbito ‘solo móvil’ sirve para hacer negocio. Con eso vuelve a dar la sensación de que habla de manera independiente a los planteamientos del Grupo.

La gran obsesión del operador amarillo, sin embrago, ha sido jugar con los mayores en los servicios convergentes (móvil, fijo y Tv), mientras que Yoigo repite -machaconamente- que el only mobile es una opción muy buena para crecer.

En cuanto a los futuros máximos accionistas del Grupo, el fondo Providence, Taulet tiene muy buenas palabras hacia sus principales directivos. Ha señalado que saben muy bien lo que hacen, y que se trata de gente experimentada en el sector telecos, lo que supone “menos dolores de cabeza en la planificación”.

Sobre futuros precios y tarifas, la compañía reconoció que su intención es mantener la actual situación, pero eso no es indicativo de nada. Los tres grandes operadores suelen asegurar que sus ofertas duran un determinado tiempo, y luego se acaban, suben los precios, vuelven a añadir otras promociones… Por lo tanto, aunque Yoigo reconozca en público que prevé no subir precios, hasta que no se establezcan cuáles son las prioridades de Providence y cómo quieren competir en el mercado, todo está en el aire. Un aire que de momento cada uno parece respirar por separado.