La patronal de la pequeña y mediana empresa se ha unido al Ministerio de Industria para crear una plataforma a nivel nacional que ponga en contacto a empresas viables en riesgo de desmantelamiento y a emprendedores. La UE calcula que de las 50.000 operaciones anuales de compra-venta empresarial en España, un 40% fracasan en última instancia.

“La política puede estar paralizada, los empresarios y el país no”, así de tajante ha hablado Antonio Garamendi, presidente de Cepyme, en la presentación del Plan de Apoyo a la Transmisión de Empresas. El acuerdo público-privado ha sido suscrito junto al Ministerio de Industria, Energía y Turismo con el objetivo de evitar que hasta 12.000 empresas desaparezcan anualmente por jubilaciones, transmisiones sin éxito o falta de crecimiento.

La plataforma será lanzada a través de la web del ministerio, pero su principal objetivo es lograr “capilaridad” a nivel local mediante la colaboración con distintos actores como las asociaciones empresariales a nivel regional, los ayuntamientos y diputaciones, y distintas gestorías que podrían sumarse al proyecto. El objetivo es facilitar el trasvase de información entre aquellas empresas viables que requieran un relevo y los empresarios interesados en prolongar el negocio. Además del contacto, el plan contempla también el apoyo a los nuevos emprendedores a través de asesoramiento especializado, formación, ayudas a la financiación y diferentes incentivos (fiscales, económicos) para la puesta en marcha del negocio.

La creación y el mantenimiento del empleo están detrás de esta iniciativa. Cada empresa que se transmite con éxito logra perpetuar en plantilla a una media de 5 empleados, mientras que cada empresa de nueva creación tiene una media de contratación de dos, según los datos del ministerio.

“El 99,8% de nuestro tejido empresarial son pymes, que al mismo tiempo suponen el 64% del PIB y el 67% del empleo. Estas políticas van dirigidas a un colectivo cuyo efecto en la economía es muy importante para la generación de riqueza y la recuperación del empleo”, ha señalado Begoña Cristeto, secretaria general de Industria y de la Pyme.

En este sentido, ambos actores han querido recalcar que el proyecto no está sujeto en ningún sentido a la conformación del nuevo Gobierno al tratarse de algo “apolítico” y que cualquier equipo aceptaría.

“El Gobierno lleva siete meses en funciones, pero la pyme no se para. El programa ya llevábamos tiempo trabajando y en ningún sentido dejamos hipotecadas las decisiones que pueda tomar el siguiente equipo de gobierno, independientemente del signo político. Las políticas de empleo y empresa han seguido al 100% en los últimos meses”, ha añadido la secretaria.

El programa ya es una realidad, aunque su puesta en marcha a “todo gas” tendrá que esperar hasta después del verano. Según han reconocido desde el propio ministerio, en este momento sólo se contempla un presupuesto de lanzamiento que irá aumentando “a medida que se necesiten recursos”.

El plan entra dentro de la estrategia del departamento de Industria para aumentar tanto el tamaño como el número de compañías en el tejido empresarial español. En la misma línea, desde Cepyme han señalado que uno de los motivos por lo que desaparecen muchas empresas en nuestro país es el hecho societario (empresa familiar), ya que suelen ser estructuras cerradas que impiden la profesionalización y la entrada de nuevos capitales.