El gigante tecnológico responde así a las investigaciones de sus sedes en Paris y Madrid por posibles delitos de evasión fiscal. En la actualidad, Google tributa sus beneficios en Irlanda, donde el impuesto de sociedades es sólo del 12,5% frente al 25% del caso español. Google advierte también de que el ‘Brexit’ podría suponer un frenazo para futuras inversiones.

Google ha salido al paso de las críticas por evasión fiscal que desde hace años tienen su foco en las grandes tecnológicas americanas. El CEO de la compañía, Sundar Pichai, ha señalado que Google es una “entidad global” y que por ese motivo siempre se ha encontrado con el conflicto de la “legislación fiscal internacional”, según informa el británico The Independent.

“Sólo el desarrollo del sistema tributario global dará pie a mejores resultados. Pero hasta que esto cambie, Google no pagará más impuestos”, ha señalado el representante.

El gigante de la información entiende que las empresas con denominación de origen europea paguen el grueso de sus impuestos en su país, sin embargo, advierte a los gobiernos de que la única forma de atraer beneficios extranjeros a su territorio es un cambio en las leyes tributarias. 

En este sentido, Google recuerda que la inversión de la compañía en Europa es muy potente, donde emplea a más de 14.000 personas y su cuota de mercado en buscadores roza el 90%.

Con estas declaraciones, el CEO de la tecnológica hace frente a los recientes casos en los que se investiga a la compañía por presuntos delitos de evasión fiscal. Sólo este año han sido registradas las sedes de Google en Paris y en Madrid.

El caso francés se inició el pasado mes de mayo, cuando el Ministerio de Hacienda ordenó la entrada en las oficinas de la tecnológica en busca de documentos que probaran el presunto desvío de beneficios desde el país galo a paraísos fiscales pasando por Irlanda. En concreto, el fisco francés reclama 1.600 millones al buscador por este delito.

Mismo modus operandi en Madrid, las oficinas de Google en la capital fueron registradas en junio por la Agencia Tributaria alegando los mismos motivos; el desvío de fondos a su filial irlandesa. En este sentido, Hacienda declaró tener motivos fundados para sospechar que Google estaba generando beneficios millonarios en España y sólo tributaba una mínima parte en el país. 

Si echamos la vista atrás, no es algo novedoso que la tecnológica se enfrente a este tipo de acusaciones: Italia hizo algo parecido y reclamó al operador de el abono de 227 millones de euros para compensar el pago de impuestos no satisfechos entre 2009 y 2013 y, el pasado mes de enero, la compañía también acordó el pago de 170 millones de euros a la Hacienda británica en concepto de impuestos atrasados por un periodo de 10 años (entre 2005 y 2015).

Reacciones al ‘Brexit’

Google se ha unido a la larga lista de empresas que paralizarán su inversión en Reino Unido hasta que se aclarare la situación política tras el referéndum de salida. En este sentido, el CEO de la compañía ha previsto que la salida británica complicará las cosas en materia de regulación y será especialmente difícil para las empresas tecnológicas.

Como compañía vemos mucho valor en Europa como mercado digital unificado. La complejidad hace que un mayor compromiso sea difícil, lo que se puede traducir al ámbito de las inversiones”, ha explicado Sundar Pichai en relación al ‘Brexit’.