La secretaria general de Industria y de la Pyme, Begoña Cristeto, ha justificado el recorte del 91% de la financiación a las empresas de base tecnológica por ser la partida con “menor incidencia en el emprendimiento”. El batacazo fue anunciado tan sólo cinco días después de las elecciones y afecta a Enisa, dependiente de la cartera de Industria, Energía y Turismo.

Nada más conocer los resultados de las últimas elecciones, el todavía Gobierno en funciones del Partido Popular anunció aquello que llevaba seis meses negando en su programa: el recorte a la financiación de las ‘startups’. La medida fue anunciada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que fue el encargado de reducir el presupuesto de la Empresa Nacional de Innovación S.A. (Enisa) para compañías de base tecnológica de los 20,4 millones de euros a 1,7 millones (91%).

Desde la cartera de Industria justifican esta decisión en la obligación de hacer recortes en todos los ministerios -fruto de las exigencias de Bruselas tras el último desvío del déficit- y, en última instancia, por tratarse de la partida con menor “incidencia”.

“Según nuestro histórico de incidencia, esta partida es que la que menos tenía en la política industrial en relación a los emprendedores. Por eso se toma la decisión de recortar el presupuesto de base tecnológica”, ha señalado la secretaria general de Industria y Pyme durante un acto.

Otro de los motivos por los que se ha adoptado la medida ha sido el llamado “efecto contracíclico” que tanto las administraciones, como especialmente los ministerios ligados estrechamente a la actividad económica, deben ejercer según la situación de los mercados.

“Si los bancos cierran el grifo, las administraciones deben adquirir protagonismo, pero ahora que hay crédito y está a buen precio no es tan necesario. Debo ser tajante en este sentido: no hemos recortado ni un euro en digitalización”, ha añadido la representante.

En la misma línea, Begoña Cristeto a animado a aquellas empresas que requieran financiación, sean de base tecnológica o no, a que pidan el préstamo a través de otras líneas, como la especializada en pymes. Según la secretaria, en ningún sentido se va a “restringir” el crédito a las empresas, pero el recorte responde a la “demanda” actual del mercado. 

Las líneas de financiación a pymes y a emprendedores de Enisa cuentan con un presupuesto global de 97 millones de euros para 2016.