El grupo Inditex no quiere bajarse de su trono. En su objetivo por seguir siendo líderes, la compañía española permitirá el pago móvil en las tiendas de sus ocho cadenas a partir de septiembre.

Este servicio se pondrá en marcha en España, en las tiendas de Zara, Massimo Dutti, Stradivarius, Bershka, Pull&Bear, Zara Home, Oysho y Uterqüe. Posteriormente, la compañía extenderá el pago móvil al resto de los 91 países en los que opera y en los que suma más de 7.000 establecimientos, según ha anunciado su presidente, Pablo Isla, durante su intervención en la Junta de Accionistas celebrada este martes.

Al pago por móvil se podrá acceder a través de las aplicaciones online de las ocho marcas, así como de InWallet, una nueva aplicación diseñada íntegramente por equipos de Inditex y que permitirá efectuar compras en todas las tiendas del grupo gallego, indistintamente de la ensaña a la que pertenezcan. En ambos casos, las aplicaciones almacenarán de forma automática todos los tickets, tanto online como offline.

El usuario activará el servicio directamente dentro de la aplicación la primera vez que acceda a la misma e introduzca las tarjetas que desea asociar a la cuenta. A partir de ahí, en cada una de las transacciones que realice, la aplicación generará un código QR instantáneo con el que se gestionará el pago de forma segura, con simplemente acercar el teléfono a la terminal de pago de la caja.

Isla ha enmarcado este lanzamiento en la estrategia de renovación tecnológica constante de la compañía para mejorar el servicio global al cliente, al tiempo que ha recordado que en los últimos cinco años han invertido más de 1.000 millones de euros en innovación.

Pero, ¿a quién le interesa el pago móvil?

La innovación y la integración de nuevas tecnologías pueden ayudar a mejorar la experiencia del cliente a la hora de comprar. Sin embargo, ¿es el pago móvil la mejor opción para seguir creciendo en el sector retail?

La app de tu banco y un smartphone con NFC. Esto es lo que se necesita a día de hoy para realizar pagos móviles. Muchas son las tiendas, como H&M, que permiten a sus usuarios pagar con tan solo acercar el móvil al datafono. Nada de descargarse más aplicaciones. Aunque de esta forma los tickets no se quedan registrados en la aplicación como ocurre con la herramienta de Inditex.

Este podría ser uno de los motivos por los que los clientes de la compañía española acaben accediendo a la app.

Llevamos mucho tiempo escuchando hablar de que el futuro está en los pagos móviles, pero no tanto como de que una empresa necesita contar, casi obligatoriamente, con una tienda online.

El mejor ejemplo de que esto no tiene por qué ser así se encuentra en Primark. Nada de tienda online, ni aplicaciones móviles, pero sí un gran éxito. Y es que parece ser que al usuario lo que realmente le importa no son tanto las facilidades para pagar y la innovación como el precio de las prendas.

A esto cabe sumar la labor que hacen los bloggers e influencer, que han convertido las redes sociales en todo un catálogo de temporada. ¿O acaso la famosa chaqueta amarilla de Zara hubiese triunfado igual sin Instagram?