Llega el 18 de julio y se cumplen 80 años del comienzo de la Guerra Civil. La contienda bélica dividió en España en dos bandos y marcó la historia posterior, dando paso a 40 años de dictadura franquista.

Con motivo de este aniversario, Discovery Max se encuentra inmerso en la producción de España dividida: La Guerra Civil en colorEsta serie documental llegará en noviembre y repasará los principales acontecimientos de la guerra. Todo ello con imágenes de archivo remasterizadas que devolverán el color a los enfrentamientos entre sublevados y republicanos que hasta ahora veíamos en blanco y negro.

Durante los aproximadamente tres años que duró la guerra entre nacionales y republicanos, pasó absolutamente de todo. La contienda dejó una infinidad de hechos curiosos provocados por la difícil situación que atravesaba España. Vamos a repasar tres de estos acontecimientos sorprendentes.

Pavos utilizados como paracaídas

Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza en Andújar (Jaén).

Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza en Andújar (Jaén)

A falta de paracaídas, pavos. ¿Y cómo se les ocurrió? Pues bien, parece una locura, pero el caso es que gracias a esta idea unos 1.200 refugiados nacionales sobrevivieron a nueve meses de sitio republicano.

Santiago Cortés, un capitán de la Benemérita, decidió el 18 de agosto de 1936 buscar refugio en el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza en Andújar, Jaén. Y no estaba solo. En total, 165 miembros de la Guardia Civil, cuatro sacerdotes y numerosos paisanos elevaron la cifra de refugiados a cerca de 1.200.

En un principio no tuvieron problemas con las provisiones, pues bajaban a Andújar a por ellas y en busca de atención médica. Pero cuando los republicanos les sitiaron, comenzaron los problemas: se quedaron sin forma de conseguir las provisiones que llegaban desde Sevilla y Córdoba.

La orografía del lugar y el reducido espacio que ocupa el santuario se convirtieron en los principales problemas para la entrega de víveres vía paracaídas, pues lo más probable es que cayeran fuera. Fue entonces cuando los nacionales decidieron utilizar pavos para entregar provisiones delicadas y de poco peso, como medicamentos.

Desde los aviones se soltaban pavos con las provisiones atadas. ¡Pero si los pavos no vuelan! No, pero el aleteo frenético de estas aves, principalmente producido por el miedo de la caída, amortizaba el aterrizaje y la carga no se rompía. Y encima, se podía comer el improvisado paracaídas. Gracias a los pavos paracaídas, el Santuario resistió hasta el 1 de mayo de 1937.

No más chirigotas durante la Guerra Civil

Qué sería de Cádiz sin su carnaval. Desde el siglo XVI, los festejos de esta ciudad andaluza se han convertido en todo un referente de la cultura popular española. Ni siquiera la invasión de las tropas de Napoleón pudo con el carnaval…pero sí la Guerra Civil. El 5 de febrero de 1937 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la prohibición de los carnavales gaditanos. La prohibición llegó durante la batalla del Ebro, que sería decisiva para el trascurso de la guerra.

¿Y cómo se recuperaron los carnavales? Con una tragedia. Un depósito de las minas de San Severiano explotó en 1947 dejando alrededor de 200 víctimas. El gobernador civil de Cádiz, Carlos María Rodríguez de Valcárcel, hizo lo mismo que los emperadores romanos cuando la cosa iba mal: que haya fiesta. Para superar la desgracia de la mina, el gobernador recuperó los festivales y las chirigotas gaditanas volvieron a sonar en una España herida.

Los nazis perfeccionan los famosos Panzer

Panzer I

Panzer I

Según el tratado de Versalles de 1919, los alemanes no podían fabricar ni tener vehículos acorazados. Los nazis se saltaron la prohibición y además eligieron España como campo de pruebas de los que se convertirían años más tarde en los tanques más famosos de la historia: los Panzer.

Cuando comienza la Guerra Civil en España, los alemanes traen su recién salido modelo Panzer I para probarlo. Fue así que esta máquina participó en la Batalla del Jarama, en la de Brunete y también en la del Ebro. El principal problema que presenta el Panzer I es que no tiene cañón sino que cuenta con una ametralladora.

Deciden ponerle cañón y así llega el Panzer II. Además del nuevo arma, incorporaba avances en el motor y en el blindaje que le convierten en el modelo perfecto para invadir Polonia y dar comienzo a la Segunda Guerra Mundial en 1939. A partir de este diseño testado en España luego se construyó el Panzer III, la principal arma de los nazis durante la contienda mundial.

Panzer II, perfeccionando el modelo en España

Panzer II, perfeccionando el modelo en España