La patronal de fabricantes de automóviles Anfac ha hecho balance del año 2015 y ha destacado que el aporte del sector de la manufactura de vehículos y sus componentes a la economía española alcanzó el año pasado el 8,7% del Producto Interior Bruto (PIB). Esta proporción de la automoción sobre el total de la producción española es prácticamente un punto superior a la del año anterior, cuando la industria de los coches supuso un 7,8% del PIB, según los datos del gremio.

No obstante, Anfac asegura en un comunicado que si se suman los servicios posventa, las actividades de comercialización, los seguros y los servicios financieros vinculados a la automoción, la cuota de actividad sobre el PIB alcanzó el 10%.

La patronal ha precisado que la facturación de las marcas de automóviles con presencia en España ascendió en 2015 a 60.855 millones de euros, un 18,3% más que en 2014. Si se le suman los ingresos de la industria de los componentes de automoción, el sector sobrepasó los 92.000 millones de euros, lo que efectivamente supone un 8,7% sobre el total de la economía española, que está ligeramente por encima del billón de euros al año.

Anfac también ha destacado que la automoción da empleo al 9% de la población activa, 3 décimas más que en 2014, y que aporta 25.807 millones de euros a la Hacienda Pública, entre el gravamen en la compra de vehículos y los impuestos sobre el carburante, sobre la circulación y la matriculación, entre otros.

Por otro lado, las exportaciones de vehículos fabricados en España aumentaron su peso sobre el total de envíos al extranjero, hasta suponer un 18,3% de las exportaciones.

Donde no hay datos tan positivos es en la antigüedad del parque móvil español. La media de edad de los coches que circulan por las carreteras es de 11,64 años, lo que supera los 11,28 años que se registraron en 2014. No obstante, la industria ha conseguido frenar el envejecimiento de los vehículos, dado que esta diferencia de 0,36 años es mucho menor que la que se dio entre 2013 y 2014, que fue de 0,44 años.

PIVE

El vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, ha asegurado que pese al envejecimiento del parque automovilístico español, la patronal de la automoción no prevé que se implante un nuevo plan PIVE, de ayudas a la compra de coches nuevos, “con carácter inminente”.

No obstante, tal y como recoge Efe, Armero cree que en el futuro “se seguirán necesitando planes de renovación”. En su opinión los últimos años han sido “muy buenos” para el sector, aunque ha resaltado que “son necesarias políticas públicas que ayuden a la industrialización de España”.

Foto: Volkswagen