A pesar de los intentos en campaña por vincular la mejora de la economía con las medidas de la última legislatura, los españoles cada vez valoran mejor su propia situación personal y peor la situación general del país. El ahorro también se disparó en el mes de junio fruto de la incertidumbre ante la segunda ronda de elecciones generales.

La recuperación económica es una realidad palpable para los españoles, sin embargo, la percepción es distinta cuando se hace referencia a la situación general del país. Mientras que la valoración sobre el bienestar personal aumenta hasta los 6,06 puntos, la nota sobre el contexto nacional sigue sin alcanzar el aprobado, según los últimos datos registrados por el ‘Observatorio Cetelem’ del banco BNP Paribas.

La puntuación sobre la situación personal ha alcanzado un máximo histórico en la serie, y la distancia entre ambas medidas también aumenta respecto al mes de mayo.

El optimismo de los españoles también es comedido de cara a las expectativas de futuro. La mayoría de los encuestados opina que la situación permanecerá estable (42,4%), frente al 31,6% que espera que mejore y el 26% que cree que empeorará, aumentando el grupo de estos últimos en el mes de junio.

Otro de los indicadores de la confianza del consumidor es el ahorro. Un 42,0% de españoles afirman haber ahorrado en el último mes frente al 32,5% que lo hizo el mes anterior, lo que significa un aumento de 9,5 puntos porcentuales.

Un claro síntoma de la prudencia generalizada es que la intención de seguir ahorrando también se incrementa este mes, siendo un 35,6% los consumidores que manifiestan esta intención (9,1 puntos más que el mes anterior). Si lo comparamos con el dato de hace un año, se produce un incremento de 7,6 puntos porcentuales.

Como es de esperar en estas fechas, en lo relativo a intención de compra, el turismo se lleva el primer puesto (26,2%9, seguido de la tecnología (19%) y por último textil-deportes (17,3%).