El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha abierto la puerta a facilitar un gobierno en minoría de Mariano Rajoy, con una abstención en la votación de la investidura, pero en ningún caso entrará en el gobierno sino que hará una oposición “responsable”.

Y será este miércoles cuando Rivera reúna a su ejecutiva para decidir la posición de Ciudadanos de cara a la investidura de forma “colectiva” y acordar qué votan en la primera y segunda votación. Además, Rivera ha señalado que Rajoy le ha comunicado su “intención” de presentarse a la investidura cuanto antes, algo en lo que ha dicho coincidir, y que podría ser a finales de julio o primeros de agosto. De ahí la decisión de convocar mañana mismo a la Ejecutiva de C’s para decidir el voto que tendrá su partido en esa cita.

“Nuestra posición es clara: ni queremos terceras elecciones ni apoyaremos a pies juntillas a este gobierno”, ha subrayado Rivera en rueda de prensa en el Congreso después de que durante toda la campaña asegurara que no se abstendrían al considerar que Rajoy no es la persona adecuada para una nueva etapa de regeneración.

Tras descartar definitivamente el “plan A” que proponía Ciudadanos de un “gobierno de consenso constitucionalista” que saliera de una negociación a tres con PP y PSOE, Rivera ha señalado que el “plan B” es el único que queda sobre la mesa, y es el de un gobierno en minoría. Por eso ha advertido de que ahora le toca a todos los partidos de la oposición “mojarse” y “ceder”, y Ciudadanos tiene “margen” para hacerlo. “Si somos responsables todos, puede funcionar; un gobierno en minoría pero que pueda y tenga que llegar a acuerdos con la oposición, hay que verlo como una oportunidad”, ha dicho Rivera en un claro mensaje al PSOE.

Quiere hablar de todo esto con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a quien tiene pensado telefonear mañana para intercambiar impresiones sobre la investidura Rajoy después de que el líder socialista se reúna con el presidente en funciones. Su idea es ver si “entre todos se puede encontrar un espacio mínimo” de acuerdo que desbloquee la situación.

Rivera no cree que este cambio de posición sobre Rajoy suponga una traición a sus votantes porque cumple sus promesas de, por un lado, no entrar en un gobierno “sin renovación” y por otro “buscar fórmulas” para que no haya bloqueo institucional y se eviten nuevas elecciones.

Tras este encuentro que ha durado una hora y veinte minutos, Rivera ha expresado a los periodistas la voluntad de su partido de sentarse a hablar “inmediatamente” con el Gobierno de cuestiones prioritarias como el techo de gasto y los Presupuestos, que tienen que aprobarse en los próximos meses. Ha asegurado que su reunión con el líder del PP ha sido “constructiva” y, según ha recalcado, “abre puentes y diálogo” para una legislatura que “no va a ser sencilla” pero sí cargada de “oportunidades” para una nueva andadura política.

Por su parte, el PP ha agradecido la actitud “constructiva” de Albert Rivera y su intención de seguir hablando y ha avisado al PSOE de que la responsabilidad de que no haya nuevas elecciones es “de todos” y no sólo del PP o de Ciudadanos. “Sería un sinsentido el tener que acudir otra vez a las urnas para que los ciudadanos resuelvan un problema que es perfectamente solucionable si estamos a la altura”, ha alertado el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando.

Los ‘populares’ han alertado de que hay cuestiones prioritarias que se deben abordar cuanto antes, como el techo de gasto y los presupuestos.

Pese a que Rivera ha avanzado que no votará sí la investidura de Rajoy, Hernando ha señalado que el PP sigue defendiendo poder mantener un gobierno estable, con una mayoría “suficiente” que le dé esa estabilidad. El PP remitirá mañana un documento a los partidos con sus propuestas para la próxima legislatura que se basa en su programa electoral aunque “con matizaciones para facilitar los acuerdos”.