Desde que Cellnex se proclamara abanderado en el negocio de las infraestructuras de telecomunicaciones, siempre ha dicho que no tiene miedo a Telefónica. El operador azul prepara el desembarco de Telxius como vehículo para aunar el negocio de torres de telefonía de la compañía y emprender su marcha. Y aunque Cellnex presuma de no tener miedo, lo cierto es que lleva un ritmo de crecimiento bastante importante.

A principios de año, el consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez, aseguraba por activa y por pasiva que no veía a Telxius como un competidor. Es más, no descartaba que se pueda dar una colaboración con ella en el futuro. El argumento que esgrimía Martínez es que para ellos el proyecto es Europa, y, por lo tanto, no entraban en una confrontación directa sobre el negocio que tendrá la posible filial de Telefónica.

Con este contexto de fondo, y sin saber si de verdad hay miedo o no, Cellnex sigue con su ritmo de compras y adquisiciones en diferentes mercados europeos. El último movimiento ha sido en Francia, donde ha cerrado un acuerdo para adquirir por 80 millones de euros un total de 230 torres de telecomunicaciones de Bouygues Telecom, con lo que entra en el mercado francés.

Tema relacionado: Deutsche Telekom imita a Telefónica y hará negocio con sus torres de telefonía

Mediante un comunicado este lunes, Cellnex ha manifestado que esta inversión le abre las puertas al mercado francés y le ayuda a consolidar su perfil de operador independiente de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas con cobertura en Europa. Además de la compra de estas 230 torres de telecomunicaciones, el acuerdo prevé que se adquieran en los próximos meses -podría ser antes de finalizar el año- más torres hasta llegar a los 500 emplazamientos de estas características.

La adquisición de este portafolio de torres va acompañada de un contrato de prestación de servicios de Cellnex a Bouygues Telecom que se extiende por 20 años. Las torres se distribuyen por todo el territorio francés, mayoritariamente en zonas rurales y suburbanas, con un pequeño porcentaje en zonas urbanas.

El hambre del Cellnex

Aunque puntualice con vehemencia que no ven a Telefónica (Telxius) como un rival, Cellnex lleva un ritmo trepidante de compras, y otras tantas donde le sitúan próximamente.

Hace apenas unas semanas reforzó su presencia en Italia con la adquisición, por 18,65 millones de euros, de CommsCon, un operador que provee soluciones de cobertura para banda ancha móvil en grandes espacios abiertos o cerrados caracterizados por tener una gran concentración de usuarios. CommsCon gestiona en el mercado italiano la cobertura de telefonía y datos en espacios emblemáticos como los estadios de San Siro en Milán y la Juventus en Turín, los metros de Milán, Génova y Brescia, así como el aeropuerto de Milán-Malpensa, hospitales, túneles de alta velocidad, el centro histórico de Milán, oficinas, recintos feriales y grandes centros comerciales.

Y ahí no acaba todo. La semana pasada SABEMOS publicó la intención que tiene Deutsche Telekom de vender parte de sus activos de infraestructura. Al parecer la compañía estaría bastante interesada en acceder a esas torres para incorporarlas a su cartera de activos. De esa forma pasaría a tener una presencia importante tanto en Alemania, Francia e Italia.

¿También Reino Unido? También. Tras la última Junta General de Accionistas de Cellnex, su consejero delegado explicó que la compañía tiene como “primera prioridad” crecer en los países donde está presente, que son España, Italia y Holanda, pero ha añadido que también aspira a entrar en mercados como Reino Unido.

La compañía asegura que el país es una “oportunidad”, y no un “problema”. Por lo tanto, no parece que el hambre de Cellnex haya acabado. Habrá que esperar, también, a que Telefónica decida qué hace con Telxius. A lo mejor, en esa parte de “colaboración”, quiere entrar también dentro de la propia compañía.