Las grandes compañías que facturan millones de euros no tienen problema. Su negocio, mejor o peor, está asentado y los cambios tecnológicos le afectan en su justa medida. Por el contrario, las startups -en plena expansión todavía- necesitan de bases sólidas y cimentadas para su desarrollo. Por ello, la Comisión Europea viene advirtiendo sobre la necesidad de armonizar en uso del 5G y las nuevas tecnologías de redes lo antes posible.

Este lunes ha acabado el periodo de consulta abierto por Bruselas para que operadores, compañías en general y usuarios se pronuncien sobre la armonización que debe suponer el despliegue de 5G en Europa. Asimismo, mediante una serie de preguntas, han buscado identificar lugares comunes para dar respuestas coordinadas a las necesidades, tanto de empresas como clientes.

Dentro de un mes, la Comisión realizará un informe con las respuestas obtenidas. Además, con el fin de promover la transparencia, hará públicos los nombres de quienes han acudido a esta consulta, salvo que de manera expresa se haya solicitado mantener el anonimato.

Tema relacionado: Orange cree que todavía es pronto para invertir en 5G

El objetivo que persigue Bruselas es optimizar, de verdad, un Mercado Único Digital, tal y como está promoviendo. La CE estima que el 5G será una tecnología que permita generar oportunidades significativas para que la industria europea mejore su competitividad.

Sectores como la salud, la energía o la logística, deberán verse fortalecidos por un red de infraestructuras de gran calidad. Por tanto, no afecta únicamente a los operadores de telefonía, sino al conjunto empresarial europeo, de ahí que estén realmente preocupados por su evolución. Sobre todo porque Europa sigue perdiendo terreno con respecto a Estados Unidos y Asia.

Un mensaje menos tranquilizador

A la espera de las conclusiones, hay voces que alertan sobre lo que puede pasar si de verdad no se consigue que el 5G quede armonizado en todos los países con el correspondiente uso de espectro y demás características tecnológicas.

De este modo, según recoge la web ‘Mobile World Live’, desde hace un mes el comisario Andrus Ansip viene advirtiendo de que Europa puede perder algunas empresas innovadoras si todos los países no hacen el máximo esfuerzo para tener tecnología 5G cuanto antes.

Ansip insiste en que el Mercado Único Digital debe ser una realidad para que las startups de nueva creación puedan desarrollar mejores servicios. Deja claro que no es lo mismo tener un mercado común de 500 millones de potenciales clientes, que 28 mercados pequeños y atomizados.

Sitúa a la compañía sueca Spotify como ejemplo de startup que ha tenido que trasladar su centro de actividad a Estados Unidos porque Europa se convierte en un mercado poco atractivo. Por eso, Ansip es muy tajante, y espera que no se comentan errores que ha habido en el pasado con respecto a la licitación de espectro. En ese caso España puede ser un ejemplo, puesto que el 4G en la banda de 800 Mhz, que es donde mejor funciona, apenas lleva un año de funcionamiento cuando las licitaciones se dieron hace varios años.