En un informe sobre las campañas publicitarias de energía verde publicado en 2004, la antigua Comisión Nacional de Energía (CNE), hoy reconvertida en Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), advertía de que la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán utilizaba “información que podría inducir a engaño al consumidor” al afirmar que la energía verde contratada “procede exclusivamente de fuentes 100% renovables, como el agua, el sol o el viento, y es 100% respetuosa con el medio ambiente y 100% ecológica”.

Pues bien, doce años después las cosas no parecen haber cambiado tanto. Y es que el regulador sigue sin considerar como “verdes” las ofertas de “energía verde” de Iberdrola. En su último ‘Informe de supervisión de las ofertas del mercado minorista de gas y electricidad recogidas en el comparador de ofertas’, ya se afirmaba lo siguiente:

“Sólo se consideran ofertas verdes aquellas que cumplen con el sistema de garantía de origen y etiquetado de la CNMC26”.

En junio de 2014, sólo diez comercializadores lo hacían, y ninguno era Iberdrola. Hoy sigue pasando lo mismo. Sólo aparecen como “ofertas verdes” en el comparador las de Aura, Esfera, EDP, Holaluz, Syder, Gesternova, Som, Goiener, Nosa Enerxia, CEA, Energya y Enara. La propuesta de ‘Energía Verde’ que ha aparecido durante los últimos meses en el comparador de ofertas no tenía la consideración de “verde” por parte del regulador.

En junio de 2014 sólo un 15% de las ofertas eran verdes, frente al 28% de junio de 2013. “Esta reducción se debe a la publicación de menos ofertas verdes por parte de las comercializadoras ligadas a los cinco grandes grupos energéticos”, lamentaba el regulador. Actualmente, ninguna gran eléctrica tiene “ofertas verdes” salvo Iberdrola, y ésta, como ya hemos dicho, no parece computar como tal.  Y es extraño porque Iberdrola tiene la misma calificación que EDP en el sistema de etiquetado del origen de la electricidad del regulador, con un mix energético parecido, o incluso mejor en el caso de Iberdrola.

(ACTUALIZACIÓN) Preguntada al respecto, la CNMC confirmó que el motivo de esta situación es que “Iberdrola no redime a través del sistema de garantías de origen (GDO´s) de la CNMC la totalidad de CUPS (nomenclatura eléctrica para denominar los puntos de suministro) que tiene con ese producto contratado. Ha empezado a utilizar el sistema de la CNMC para trasferir/redimir GDO´s, aunque no hace mucho porque prefería utilizar el sistema europeo RECS (no reconocido por la CNMC)”.

El regulador explica que la diferencia con EDP se debe a que, si bien ésta tiene un mix menos verde,  “tiene muchísimos más CUPS redimidos con GDO´s  (un total en 2015 de 12.823 clientes frente a EDP que tiene 682.387 clientes). Además es Iberdrola quien ‘voluntariamente’ nos indica que su oferta ‘verde’ no cumple con el sistema de GDO´s de la CNMC porque no redime a esos CUPS con GDO´s y sin embargo EDP sí lo hace y hemos podido cotejar esa veracidad comprobando algún CUPS en el web de la CNMC”.

Endesa y Gas Natural, las más sucias

Esto no quiere decir, mucho cuidado con esto, que el mix de energía que utiliza Iberdrola no sea favorable a las renovables, específicamente si se compara con cualquier otra de las grandes eléctricas. La compañía tiene en su mezcla un 55% de renovables, con un 3% de cogeneración de alta eficiencia. También es cierto que el volumen que mueve es inmensamente superior al de las pequeñas comercializadoras. Pero, pese a todo, no parece capaz de cumplir los compromisos regulatorios para que sus ofertas “verdes” a los hogares sean reconocidas como tales.

Dicho todo lo cual, el consumidor también debe saber que Iberdrola es, más allá de los problemas ya mencionados, notablemente más limpia que sus principales competidoras, Endesa y Gas Natural.

mix

En el caso de Endesa y Gas Natural, vemos que recurren casi el doble al carbón, al ciclo combinado, a la energía nuclear y a la cogeneración que Iberdrola, que además dedica esfuerzos a la cogeneración de alta eficiencia. Asimismo, ni Gas Natural ni Endesa ofrecen ninguna alternativa verde a sus clientes, cuente o no con la consideración del regulador.

Según el sistema de etiquetado sencillo de la CNMC, Iberdrola es como un electrodoméstico de categoría ‘C’, dos por debajo de lo ideal. Pero sus dos rivales tienen etiqueta ‘E’, dos por debajo de Iberdrola.