El director general de la división editorial del Grupo Planeta, Jesús Badenes; y la directora general de Penguin Random House, Núria Cabutí, reclaman al director de Google en España, Luis Collado, que su compañía deje de facilitar el acceso a las webs que piratean contenidos editoriales.

Durante una de las sesiones del Foro Edita, que tuvo lugar el pasado viernes, en la que se vivieron algunos momentos de cierta tensión entre los editores y el responsable de Google, los tres ponentes debatieron sobre la piratería. La principal reclamación por parte de los dos editores es que el buscador “deje de ser la puerta de entrada a la piratería”.

Según los datos que ambos manejan, de las más de 150.000 denuncias planteadas en el último año por libros que están en la red de manera ilegal, “el 98% del acceso se había hecho a través de Google”. Por su parte, Collado defendió que Google respeta la Ley de la Propiedad Intelectual y que cuando se le solicita que se elimine un contenido protegido, lo hace “inmediatamente”. En este punto, reconoció que la compañía vive “una esquizofrenia”, puesto que “como vendedores de contenidos digitales” la piratería les perjudica, pero a la vez “nos acusan de fomentarla”.

Los editores le exigieron que este compromiso “vaya un paso por delante de la ley y que actúe como lo hace en países donde la legislación es eficaz, porque en España es insuficiente”.

Durante los tres días que ha durado el Foro Edita también se escuchó asegurar al presidente de Planeta, José Creuheras, que la piratería “es más que una pequeña travesura, es un robo, un atentado a la creación intelectual”. Otras frases que se oyeron durante los debates son la del presidente de la Asociación Internacional de Editores, Richard Charkin, quien destacó que “los editores deben recuperar la confianza de los lectores”. Y el presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Daniel Fernández, sostuvo que “los editores estamos estables dentro de la gravedad”.

El evento, codirigido por Javier Aparicio, Patrici Tixis y Sergio Vila-Sanjuán, contó con cerca de 300 asistentes inscritos. Ha sido organizado por el Gremi d’Editors de Catalunya y la Univesitat Pompeu Fabra, con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, el departamento de Cultura, el Ministerio de Cultura, CEDRO y la Federación de Gremios de Editores de España.