El Fútbol Club Barcelona ha apostado a favor del fraude fiscal y en contra de los servicios que se pagan con los impuestos, tales como Sanidad, pensiones, etc). Es la única explicación posible de una campaña destinada a pedir apoyos para el futbolista argentino Lionel ‘Leo’ Messi, delincuente sentenciado a 21 meses de cárcel por haber escamoteado a la Hacienda pública 4,1 millones de euros junto a su padre, Jorge Horacio Messi.

En una decisión insólita, el Barcelona ha hecho un llamamiento para pedir el respaldo a los delincuentes sentenciados por la Audiencia Provincial de Barcelona. “El FC Barcelona impulsa una campaña popular de apoyo a Leo Messi, ante la última sentencia judicial dictada contra él y su padre. A través del hashtag #TodosSomosLeoMessi y con una foto o vídeo mostrando las dos manos abiertas, formando el dorsal ’10’ que luce el azulgrana en la camiseta, la campaña invita al barcelonismo a expresarle al mejor jugador del mundo su apoyo incondicional mediante las redes sociales. Con #TodosSomosLeoMessi queremos transmitirle a Leo que no está solo. Todos estamos invitados. Socios, peñistas, aficionados, deportistas, medios…”

El Barcelona no ha conseguido dejar claro el objetivo de la iniciativa, que supone una triste parodia del ya histórico #JesuisCharlie, pero sí ha logrado recibir gran número de críticas en redes sociales. Muchas de ellas de aficionados barcelonistas que no entienden a qué viene expresar este tipo de apoyo institucional en una situación en la que los tribunales han dejado claro que el mágico futbolista argentino hizo desaparecer dinero de las arcas públicas con la misma habilidad con la que esconde el balón de sus rivales. Cuando otro futbolista argentino del club, Javier Mascherano, fue condenado a un año de cárcel y a pagar una multa el club no hizo el mismo esfuerzo de efusividad.

En todo caso, el club logró el efecto contrario, atrayendo al hashtag numerosos comentarios de reprobación.

El presidente de La Liga, Javier Tebas, había afirmado ayer su convicción, más allá de lo que diga la sentencia, de que Messi sea un delincuente, tal y como ha determinado la Audiencia Nacional. “No creo que sea un delincuente. Y creo que no sabía nada. Creo que habrá cambio de sentencia en el Tribunal Supremo. Se sometió a una estructura fiscal arriesgada que le ha llevado a este tipo de consencuencias. Pero no hay que olvidar que ha aportado más de 160 millones de euros al Estado. Se han hecho carreteras, hospitales…”.

Sin estar claro de dónde procede dicha cifra, el último ranking de Forbes cifra los ingresos anuales del futbolista argentino en algo más de 71 millones de euros al año, por debajo de los de Cristiano Ronaldo.

Teniendo en cuenta las cifras multimillonarias que mueve el fútbol en España, y las cifras que se exigen a los operadores de telecomunicaciones, que luego son repercutidas a todos los abonados, les guste o no el balompié, está claro que esta errada maniobra de “defensa” es sólo un intento desesperado de demostrar al jugador que al club no le importa la legalidad de sus actuaciones siempre que siga rindiendo sobre el terreno de juego.