No hay nada que pueda llegar a ser más dramático para una persona (en verano) que perder sus vacaciones por causas ajenas. Desde hace dos semanas Vueling ha retrasado y cancelado decenas de vuelos. Este viernes los pilotos de Air Europa han confirmado que irán a la huelga. La semana negra en los aeropuertos españoles no ha hecho nada más que empezar.

Un par de semanas antes de que estallará el caos en Vueling se hacían quinielas sobre cómo sería su verano. Y es que todo apuntaba a que sucedería lo que finalmente ha ocurrido. Mirando los datos de 2015, algo se podía intuir. Durante los meses de verano del pasado año, la compañía tuvo más de 5.300 retrasos de más de 45 minutos, y más de 200 cancelaciones de vuelos durante julio y agosto, con lo que la cifra de pasajeros afectados ascendió a más de 968.400, según la plataforma de reclamaciones reclamador.es.

Pero el verdadero drama para Vueling y sus clientes comenzó el fin de semana pasado. La cuestión es que los problemas no son nuevos, como se aprecia en los datos.

Tema relacionado: Los pilotos de Air Europa irán a la huelga en pleno verano

Vueling ha protagonizado durante años una intensísima expansión de sus rutas, y ha sido la única que en España ha conseguido mantener el ritmo de crecimiento que marcaba la todopoderosa Ryanair. La aerolínea elevó el año pasado un 11% sus pasajeros, y en años anteriores los crecimientos se acercaban más al 20%. Vueling presume de haber triplicado su flota de aviones en tres años, hasta superar el centenar de aeronaves.

Pero ni la flota y ni el personal parece que estén siendo suficientes para absorber el crecimiento ejecutado. Una mala planificación de la operativa para la temporada de verano (condicionada, además, por los ambiciosos objetivos de beneficios marcados a la compañía por el cuartel general de IAG) está dejando un reguero de decenas de retrasos y también algunas cancelaciones. La compañía ofrece 400 rutas este verano, frente a las 360 que comercializó el pasado.

Las medidas inmediatas

Una vez detectado el problema, el Gobierno en funciones ha tenido que tomar partido. En concreto, la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, recordó el lunes que cuando una aerolínea incumple la ley las sanciones pueden llegar “hasta la suspensión de la licencia definitiva”. Fue más allá y aseguró que “las sanciones son sanciones económicas, pero las sanciones, cuando hay incumplimiento de la ley, pueden llegar hasta la suspensión de la licencia definitiva e ir a una licencia temporal”.

En este tiempo, la ministra en funciones ha rehusado precisar qué plazo se baraja para las sanciones y se ha limitado a señalar que será el que diga el instructor del proceso, “como siempre ha sido”.

En cuanto a los procesos de control, Ana Pastor explicó que en el aeropuerto de Barcelona hay inspectores de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) para ver “in situ” que es lo que está pasando con la actuación de la compañía. ¿Y cuál fue el resultado? A mediados de semana, 9 de cada 10 vuelos estaban saliendo con normalidad. Pero eso no ha sido suficiente, y el Gobierno no quiere que se repita el caos de estas últimas semanas.

Cumbre importante esta semana

Sin haber apagado el fuego de Vueling, ha surgido la huelga de pilotos de Air Europa. Por eso, el Gobierno ha convocado una cumbre aérea para asegurarse que el resto de aerolíneas que operan en España no tendrán en pleno verano los mismos problemas que Vueling, que ha sufrido decenas de retrasos y de cancelaciones por una mala planificación y falta de medios tras una expansión desaforada.

Así, la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, tuvo que salir de nuevo a la palestra para anunciar una reunión el próximo martes. Asimismo, pidió a esas compañías que estén preparadas ante el inicio de las vacaciones de verano para que no se vuelva a producir una situación como la de Vueling.

Y se cierra la semana con anuncio de huelga

Así pues, cuando la ministra en funciones pretendía poner calma en los aeropuertos españoles, se ha encontrado con otro fuego. Los pilotos de Air Europa han apoyado por amplia mayoría (con un 86% de respaldo) dar el mandato al sindicato Sepla de convocar huelgas este verano por los problemas para pactar con la dirección de la compañía un nuevo convenio colectivo. Aún no hay calendario de paros, pero muy probablemente se convocarán entre finales de julio y principios de agosto.

El principal punto de enfrentamiento entre Air Europa y sus pilotos es la cesión de rutas a la nueva compañía de bajo coste Air Europa Express. La nueva aerolínea no funciona como una filial –como es el caso de Iberia Express, por ejemplo- sino que funciona como un mero operador externo al que en realidad sólo se le alquilan los aviones y las tripulaciones. Pero los pilotos lo ven como una externalización de las operaciones de Air Europa simplemente para ahorrar costes.

La propuesta de convocar varias jornadas de huelga han contado con 330 votos a favor (el 86% del total), 22 en contra y ha habido 28 en blanco, informa Efe. En la consulta han participado 380 de los 436 pilotos de Air Europa afiliados al Sepla.