La plataforma online de alquiler turístico aplica ya a los huéspedes de viviendas españolas un recargo de entre el 4 y el 8% del importe de la reserva.

El negocio original de HomeAway siempre había sido el de un mero tablón de anuncios en internet de viviendas para alquiler turístico. La compañía ha defendido durante años un modelo de negocio que simplemente consistía en cobrar una cuota anual a los propietarios que anunciaran sus viviendas en su web. Una cuota que en España variaba entre 179 y 899 en función de los servicios contratados y la visibilidad que se daba al anuncio en las búsquedas, pero ahora ya sólo se ofrece una tarifa única de 229 euros por año.

El tablón de anuncios acabó optando por ser también comisionista. Y es que  HomeAway introdujo también la opción de que los propietarios de casas en alquiler no abonaran por adelantado esa presencia en el tablón de anuncios, y les dio la posibilidad de abonar una comisión por cada reserva, que en un principio era 10% del importe total del alquiler y que actualmente se sitúa en el 8%.

Ahora Homeaway, en pleno proceso de adquisición por parte de Expedia, ha introducido una nueva modificación en su política de tarifas y cobra también una comisión a los inquilinos que alquilan las viviendas. En Estados Unidos empezó a aplicar ese recargo a los turistas a mediados del pasado febrero, pero ahora llega a España.

Desde el pasado 14 de junio, HomeAway cobra a los turistas que reservan pisos a través de su web una comisión de entre el 4 y el 8% en función del importe de la reserva, de la duración de la estancia y del tipo de alojamiento, según confirman a SABEMOS fuentes del grupo.

HomeAway sólo aplica este nuevo cobro en las transacciones que se hacen vía online. Esto es, las de los alquileres de viviendas que han habilitado la opción de que la transacción se haga en la propia web de la compañía. Según datos de la propia compañía, un 62% del total de 1,2 millones de viviendas de todo el mundo que se anuncian en la plataforma ya han optado por hacer posible la reserva online.

Con estos cambios en su política de retribución, HomeAway se acerca al modelo que se aplica con carácter general en el alquiler online y que es el que aplica su gran rival, el gigante Airbnb. Y es que Airbnb concentra todas las transacciones por el alquiler de viviendas en su propia plataforma, y cobra por todas ellas una comisión al propietario del piso (de un 3%) y también al huésped que se aloja (de entre el 9 y el 12% en función de la duración de la estancia).