La demanda de viviendas de uso turístico por parte de clientes españoles se dispara un 70% en dos años, según un estudio de la plataforma online HomeAway.

El boom del turismo en España se apoya en el aluvión récord de llegadas de turistas extranjeros en los últimos años. Pero desde hace algo más de un año la fortaleza del sector se consolida, sobre todo, gracias a la recuperación de la demanda de los turistas españoles, que se había desplomado en ejercicios anteriores.

Y esa mejora del consumo de los clientes patrios se deja notar también en otro de los fenómenos que acompañan la vuelta marcha del turismo. Y es que el turista español también está impulsando, y mucho, el fuerte crecimiento del alquiler de viviendas de uso turístico en el país. La demanda de los residentes aún representa un 30% de todo el negocio vinculado al alquiler vacacional (el 70% sigue recayendo en el turista internacional), pero las cifras del cliente nacional no dejan de dispararse.

En los dos últimos años, más de 8,5 millones turistas españoles se alojaron en viviendas de uso turístico en sus viajes, lo que supone disparar un 70% las cifras alcanzadas en los dos ejercicios precedentes, según se recoge en el III Barómetro del Alquiler Vacacional en España, elaborado por la plataforma online HomeAway y por la Universidad de Salamanca.

En esos dos años (calculados entre abril de 2014 y abril de 2016), esos más de ocho millones de clientes realizaron 21 millones de reservas en casas de particulares de uso turístico, a razón de una 2,47 veces cada uno. Y esas reservas se tradujeron en 2.622 millones de euros en pago a los propietarios de las casas en concepto de alquiler y durante la estancia los turistas españoles generaron otros 9.696 millones de euros en el destino (alimentación, ocio…). En total, el impacto de gasto en esos dos años supera los 12.300 millones de euros.

En el estudio, también se calcula por separado el impacto económico para cada uno de los años. Y en el cálculo segregado, los más de cuatro millones de turistas españoles que optaron por el alquiler vacacional para alojarse en sus viajes gastaron casi 6.160 millones de euros en 2015 (1.311 millones en el pago del alojamiento y casi 4.850 millones del gasto en el destino).

En pleno boom del alquiler turístico, los clientes españoles reducen significativamente la duración de sus estancias (de 8,22 noches en 2014 a 5,7 noches el año pasado), pero la caída queda compensada por el incremento en la frecuencia de la contratación de este tipo de alojamiento (de 1,8 a 2,4 veces por cada viajero).

Los principales destinos que eligen los turistas españoles que optan por el alquiler con Andalucía (con el 26% del total de reservas), Comunidad Valenciana (15%), Cataluña (13%), y Canarias (11%). Por su parte, Comunidad de Madrid es el principal mercado emisor para el resto del país, concentrando un 22% de todos los viajeros.

IMAGEN: Flickr | Andrés Horrillo.