Cuando aún no se ha resuelto el caos en los aeropuertos provocado por Vueling, ahora otra de las grandes aerolíneas españolas, Air Europa,  se prepara para un verano caliente por la conflictividad laboral con sus pilotos.

Verano caliente en los aeropuertos españoles. Sin que se hayan resuelto aún los problemas en los vuelos de Vueling, que han provocado decenas de retrasos y cancelaciones en los últimos días y dejado más de 8.000 viajeros afectados, el sector aéreo español se arriesga a un nuevo problema operativo en plena temporada alta.

Los pilotos de Air Europa han apoyado por amplia mayoría (con un 86% de respaldo) dar el mandato al sindicato Sepla de convocar huelgas este verano por los problemas para pactar con la dirección de la compañía un nuevo convenio colectivo. Aún no hay calendario de paros, pero muy probablemente se convocarán entre finales de julio y principios de agosto.

El principal punto de enfrentamiento entre Air Europa y sus pilotos es la cesión de rutas a la nueva compañía de bajo coste Air Europa Express. La nueva aerolínea no funciona como una filial –como es el caso de Iberia Express, por ejemplo- sino que funciona como un mero operador externo al que en realidad sólo se le alquilan los aviones y las tripulaciones. Pero los pilotos lo ven como una externalización de las operaciones de Air Europa simplemente para ahorrar costes.

Pilotos y copilotos de la aerolínea del grupo Globalia estaban convocados a una votación durante tres días que se cerraba en la pasada medianoche. Los comandantes finalmente han optado por abrir la batalla contra la compañía con la convocatoria de varias jornadas de huelga que se celebrarán en plena temporada estival, el momento en que más problemas generan a la empresa (operativos, por tratarse de la temporada alta, y comerciales, al frenar las ventas de billetes en los meses de mayor tráfico). La propuesta de convocar varias jornadas de huelga han contado con 330 votos a favor (el 86% del total), 22 en contra y ha habido 28 en blanco, informa Efe. En la consulta han participado 380 de los 436 pilotos de Air Europa afiliados al Sepla.

Ceder vuelos para recortar costes

Air Europa Express operó el pasado enero su primer vuelo. Lo hizo en una ruta más propia de una compañía regional, que conectaba Valencia con Palma de Mallorca y luego con Madrid. Era sólo el primer paso: los planes del grupo Globalia pasan por que la nueva compañía herede una parte importante de los vuelos domésticos y europeos que hoy opera directamente Air Europa. De momento, la nueva filial ha operado vuelos a Zurich, Bruselas y Lisboa.

El nacimiento de Air Europa Express es la solución que pretende darle Globalia a los problemas de rentabilidad de la red española y europea de Air Europa, con la que es imposible competir contra los rivales de bajo coste y que, al tiempo, es totalmente imprescindible para alimentar los vuelos intercontinentales hacia Latinoamérica, que es el principal negocio de la aerolínea.

Los pilotos de la nueva aerolínea tienen sueldos menores y no están sujetos al convenio de Air Europa, porque la sociedad, de hecho, no depende de Air Europa. Air Europa Express es sólo la marca comercial con que vuela Aeronova, la pequeña aerolínea valenciana que Globalia compró para lanzar su nueva filial. La externalización de vuelos, no obstante, afecta directamente a los pilotos de Air Europa al impedir el ascenso de entre 50 y 70 copilotos para convertirse en pilotos, informa Efe.

La filial que no es filial, sino una subcontrata

Air Europa pretende con esta iniciativa seguir los pasos de Iberia. O directamente imitar al enemigo. Si hace cuatro años Iberia lanzaba la nueva compañía Iberia Express, ahora Air Europa se atreve con Air Europa Express. Pero mientras Iberia Express es una compañía propiedad 100% de Iberia, Air Europa Express no es filial de Air Europa. Es apenas su hermana, porque se trata de una filial de Globalia, no directamente de la aerolínea. Un matiz con mayor calado del esperado.

Y es que mientras Iberia y su filial Express mantienen operativas totalmente integradas, la relación de Air Europa con ‘su’ Express será la de una subcontrata, la de una compañía a la que se le alquilan los aviones y las tripulaciones para operar vuelos que vende directamente el alquilador. Del mismo modo que Air Europa alquila aeronaves, pilotos y azafatos a la compañía Swiftair (lo que en el sector se conoce como wet lease), ahora mantendrá una relación similar con Air Europa Express.

Air Europa Express será un mero operador al servicio de Air Europa. No tenemos la aspiración de ser como Iberia Express, de vender directamente los billetes y tener una operativa integrada”, explicó hace unos meses Álvaro Middelmann, consejero delegado de Aeronova, a SABEMOS. “Somos un operador puro. No vendemos billetes, sino que vendemos horas de vuelo a Air Europa”.

El plan de Globalia, contra el que ahora se rebelan sus pilotos, pasan por crear una compañía independiente que le sirva para articular un nueva plantilla con condiciones laborales diferenciadas a las de Air Europa. Diferenciadas… y peores: porque los costes laborales serán menores a los de la compañía ya operativa. Fuentes del sector apuntan a SABEMOS que las condiciones salariales de la nuevas tripulaciones de Express se situarán de media en torno a un 30% por debajo a las actuales de Air Europa.

Globalia ya utilizó la marca Air Europa Express entre 1996 y 2001, cuando decidió cerrarla en plena crisis del sector aéreo global tras los atentados del 11-S. Pero entonces aquella aerolínea se encargaba de operar vuelos regionales (algo más parecido a lo que hace la franquiciada Air Nostrum para Iberia), y ahora Air Europa Express se encargará de operar los vuelos domésticos y europeos de la compañía.