El presidente del grupo compra el 20% en manos del presidente de Binter y de la familia Sanzol, y comparte el accionariado de la cadena ya sólo con Sandra Ortega, con el 30% restante.

El presidente de Room Mate, Kike Sarasola, refuerza su posición en el accionariado de la cadena hotelera, y pasa a controlar el 70% del capital. El empresario ha comprado un 20% adicional de las acciones por la salida de dos de los socios tradicionales del grupo hotelero.

Sarasola ha adquirido el 14% que estaba en manos de Basphon Investment (la sociedad de Pedro del Castilló, presidente de la aerolínea Binter Canarias) y el 6% que controlaba Berbaz (el vehículo inversor de la familia Sanzol). Los dos socios que ahora abandonan la compañía entraron en el capital de la cadena en 2009 y 2004, respectivamente.

Tras la reestructuración del accionariado, además de Kike Sarasola sólo queda en el capital Rosp Corunna –firma controlada por Sandra Ortega, hija de Amancio Ortega y heredera de Rosalía Mera- con el 30% restante.

“Este movimiento permite afrontar con mayor solidez si cabe el plan de negocio 2015-2019, puesto que se beneficia de una estructura de participación estable y cohesionada, que permitirá a Room Mate Hotels superar las 4.000 habitaciones en 2019”, sostiene el grupo en un comunicado.

Room Mate Hotels cuenta actualmente con 23 hoteles y 1.500 habitaciones, y tiene ya siete aperturas previstas en los próximos meses. El grupo prevé cerrar 2016 con una facturación de casi 70 millones de euros, un 22% más que el año pasado.