La retirada masiva de capitales lleva a media docena de gestoras a prohibir los reembolsos de sus fondos inmobiliarios. Más de mitad del capital metido en el ladrillo británico está congelado.

Desde que se celebrara el referéndum de salida del Reino Unido de la UE, el pasado 23 de junio, y los británicos apostaran por el Brexit, ha ido creciendo el pánico a un derrumbe del mercado inmobiliario británico, lo que se ha traducido en una avalancha de peticiones por parte de inversiones para retirar su dinero de fondos de inversión en ladrillo.

La retirada masiva alcanzó tales cotas que esta semana las gestoras de fondos han tenido que reaccionar imponiendo una suerte de corralito y suspendiendo la cotización de sus fondos inmobiliarios para evitar que continuaran los reembolsos.

Ayer fueron Henderson Global Investors, Columbia Threadneedle y Canada Life las entidades que congelaron las retiradas de capital de fondos valorados en al menos 5.700 millones de libras (unos 6.675 millones de euros al cambio actual). Seguían así los pasos de Aviva, Standard Life y M&G, que en los dos días anteriores ya habían suspendido la cotización de sus fondos de propiedad inmobiliaria para evitar su hundimiento.

En total el capital sometido al corralito de la City desde el lunes ascendería a más de 15.000 millones de libras, con lo que habría sido ya congelado más de la mitad de los 24.500 millones de inversión total que concentran los fondos inmobiliarios en Reino Unido, según informa Bloomberg con datos de la Investment Association.

IMAGEN: Flickr | Never House.