El pasado diciembre, Orange y Vodafone compraron a La Liga los derechos para bares y otros establecimientos públicos por 300 millones de euros para tres temporadas. Y ha llegado el momento de rentabilizar la inversión.

Fuentes próximas a las negociaciones confirmaron que estas empresas ya han solicitado públicamente a los posibles interesados en ofrecer el fútbol en los bares muestras de interés para ofrecerles su oferta mayorista, y se espera que vayan a concurrir todos los agentes relevantes del mercado. Tanto Telefónica, como Telecable e incluso Euskaltel, que no ofrece fútbol en el mercado residencial pero que ha mostrado interés en llegar a los bares del País Vasco.

El interés de todas las partes es notable, ya que el llamado sector ‘horeca’ (hostelería, restauración y cátering) es uno de los mercados más rentables para el fútbol.

Hagamos cuentas. ¿Cuántos bares hay en España? La cifra tradicional es la de 350.000 establecimientos de hostelería en todo el país, la forma seria de decir eso que cantaba Sabina sobre cómo en Antón Martín hay más bares que en toda Noruega.

Con los precios que tiene hoy en día en la web, sin bien estos cambiarán de aquí a agosto, Vodafone comercializa el paquete para bares por entre 163 euros para ya clientes y 218 euros para el resto, IVA incluido, y con julio y agosto promocionados, contando también los partidos de la Champions.

Orange, por su parte, ofrece el mismo producto para clientes por entre 150 euros y varias ofertas de importe mucho más elevado para quienes necesiten contratar servicios. Movistar cobra más caro, 275 euros/mes por el paquete completo, sin bien éste incluye ya la Fórmula1, que este año tendrá en exclusiva, la NBA y otras competiciones como Wimbledon.

Incluso asumiendo que sólo la mitad de los establecimientos españoles contratasen el paquete más básico de 150 euros durante sólo el tiempo efectivo de competición, unos nueve meses, nos topamos con unos ingresos de más de 200 millones/temporada frente a un coste de 300 millones en tres temporadas. Y eso con la oferta más baja y sin contar portabilidades. Unas cifras de rentabilidad que ya quisiera para sí el mercado residencial.

¿Las ventajas para los establecimientos? En sus respectivas webs, Orange y Vodafone lo dejan claro: más consumo, más clientes, más fidelización y más ingresos.

¿Las ventajas para Orange y Vodafone? Ambas compañías, que están obligadas por ley a compartir este servicio con la competencia, han ganado un tiempo precioso para comercializar por su cuenta mientras que los rivales, que no tienen sobre la mesa una oferta mayorista, se ven obligados a seguir esperando.