Las gestoras de fondos Aviva, Standard Life y M&G suspenden la cotización de sus fondos inmobiliarios para frenar la retirada en tromba de capitales que se ha producido desde el referéndum de salida de Reino Unido de la UE.

El sector del ladrillo se tambalea en Reino Unido desde que el pasado 23 de junio el referéndum mostrara al país el camino de salida de la Unión Europea. Las caídas en bolsa de los grupos inmobiliarios y de los fondos de inversión inmobiliaria han sido continuas en las últimas dos semanas. Y en la City empiezan ya a tomarse las primeras medidas drásticas para evitar que continúe la sangría.

Hasta tres gestoras de fondos han decidido en los dos últimos días decretar un ‘corralito’ en sus fondos inmobiliarios para frenar la huida en tromba de los inversores. Aviva, Standard Life y M&G han suspendido la cotización de sus fondos de propiedad inmobiliaria para evitar su hundimiento.

La primera de evitar la salida de inversores fue Standard Life, que el lunes suspendió durante al menos cuatro semanas de la negociación de su fondo inmobiliario, valorado en 2.700 millones de libras (unos 3.200 millones de euros). Y ayer siguieron sus pasos Aviva, que paralizó los movimientos de un fondo de 1.800 millones de libras, y M&G, que prohibió la comercialización de sus títulos inmobilarios y su fondo asociado, valorado en 4.400 millones de libras.

“Hemos experimentado un volumen más elevado de lo habitual de peticiones para vender unidades del fondo, y esto, junto con las difíciles condiciones del mercado por el efecto en las inversiones del resultado del referéndum, ha reducido la cantidad de dinero del fondo. Como lleva un tiempo considerable vender las propiedades, hemos tenido que suspender la negociación hasta incrementar la cantidad de dinero del fondo “, explica Aviva.

Y desde Standard Life justificó su decisión de aplicar el corralito para “proteger los intereses de todos los inversores y evitar socavar los beneficios de los activos de la cartera”.