El gasto medio por turista alcanzó en mayo los 141 euros diarios mientras que en la capital asciende a 239 euros. En total, los visitantes extranjeros se han dejado hasta 24.814 millones de euros en lo que va de año, de los que casi 3.000 fueron a parar a Madrid. Las tres nuevas conexiones aéreas entre China y la capital podrían aumentar el tráfico turístico en 50.000 viajeros al año.

Ante la ausencia de playa, Madrid se ha propuesto convertirse en el nuevo centro financiero y comercial de Europa, aprovechando la vacante de Londres tras el ‘Brexit’. Argumentos no le faltan, ya que los turistas gastan más en la capital y el Gobierno autonómico ha puesto en marcha una auténtica estrategia de marketing para potenciar esta ventaja.

Al reciente anuncio de Cristina Cifuentes de nuevas reformas fiscales y financieras para atraer a inversión extranjera, se suman los últimos datos de gasto turístico publicados por el INE para el mes de mayo: Madrid registró un gasto medio por turista de 1.342 euros, el más alto del ranking y muy por encima de la media (974 euros).

El gasto diario por visitante también refleja esta tendencia, frente a los 141 euros de media (+4,2) en España, Madrid obtuvo 239 euros (+29,2%). Por otro lado, respecto al gasto acumulado en los últimos cinco meses, la capital se sitúa en cuarto lugar (2.815 millones), sólo por detrás de Canarias, Andalucía y Cataluña.

Tanto la Comunidad de Madrid como el Gobierno central creen que Madrid podría recoger a todas aquellas empresas deslocalizadas tras el ‘Brexit’. La propia vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santa María, confirmó la intención de traer a España las sedes de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

El Gobierno regional ya está manos a la obra en la elaboración de una campaña de marketing y en el diseño de rebajas e incentivos fiscales que puedan atraer a los antiguos socios de la city. El trofeo en este caso sería contar con un portfolio de empresas del nivel de J. P. Morgan Chase, Goldman Sachs o Bank of America.

Plan B: China

Por si no funcionara el plan de city financiera, Madrid se asegura seguir siendo uno de los principales destinos turísticos en España potenciando al máximo sus líneas de comunicación.

En este sentido, la apertura de las tres líneas aéreas directas entre la capital y dos de las ciudades más importantes del Sudeste Asiático -como son la recién inaugurada ruta con Shangai y la abierta a principios de mes con Hong-Kong- aumentarán en al menos unos 150 millones de euros al año los ingresos de los comercios locales, según las estimaciones de Global Blue.

Cada línea aérea de este tipo puede traer anualmente a Madrid un promedio cercano a los 50.000 viajeros adicionales tanto de China como de otros países del área en conexión, cuyo principal actividad turística es ir de tiendas, principalmente de lujo. No en vano registran un ticket medio de casi 1.000 euros por acto de compra.

Estos nuevos vuelos facilitan por primera vez el acceso de los viajeros del centro y este de China a la capital española, permitiendo así que Madrid gane protagonismo como destino de compras ante el turista de más valor para el comercio. Hasta la fecha, este viajero sólo representa un 0,6% de los 65 millones de turistas que nos visitan cada año.