España lleva con Gobierno en funciones desde el año pasado. Estamos intuyendo agosto, y seguimos igual. Así es este país. Y, lo que es peor, se extrapola a muchos casos. Demasiados. Es el caso de los drones y su situación legislativa. Muchas interrogantes que ningún partido político se encarga de despejar.

No parece que los drones sean una moda pasajera. Tiene funcionalidades para el ocio, pero también a nivel profesional. Se trata de una innovación tecnológica que, en principio, ha venido para quedarse. El problema es que los políticos españoles no le han dado una bienvenida especialmente amigable. Es más, de momento pasan de regular su uso a nivel legislativo con los riesgos que eso conlleva.

Y eso que se trata de un sector que está experimentando un crecimiento exponencial año a año. Ha pasado de contar con 50 empresas autorizadas a 1.461 en solo un año y medio, pero que necesita de regulaciones más actuales y concretas que no llegan por el impás político actual.

Hasta tal punto ha llegado este auge que estas compañías representan ya el 10% del sector aeronáutico en España, cuando hace escasos años eran el cero.

Contradicciones sobre su auge

En España un sector no es nadie hasta que no tiene una feria propia. ¡Y los drones la tienen! Un ejemplo es la segunda edición de Expodrónica, la feria más importante de Europa sobre estos aviones no tripulados que tendrá lugar en Zaragoza los próximos 22 y 23 de septiembre, donde se reunirán más de 60 expertos de todo el mundo y en la que se espera mejorar las cifras del año pasado, cuando se superaron los 6.000 visitantes.

Ahora bien, esta notoriedad se contradice con el bloqueo que se vive en este momento en España por el retraso legislativo a este respecto, por lo que la cita también servirá para poner sobre la mesa las principales reivindicaciones del sector.

El uso de los RPAS, Sistemas de Aviones Pilotados Remotamente en sus siglas en inglés, que es el nombre oficial de estos aparatos aunque finalmente se haya impuesto el término dron, el utilizado en el ámbito militar, requiere de una normativa más adaptada a los tiempos actuales, coinciden todos los expertos.

Entre las principales reclamaciones para una ley que ya está escrita pero que sigue en el limbo esperando a que las Cortes recobren su actividad está la de contar con más facilidades para volar en las ciudades.

Al ser un sector tan nuevo, no hay estimaciones de la cantidad de empleos que genera pero la Comisión Europea estima que en los próximos 20 años se podrían crear unos 100.000 puestos de trabajo en toda la Unión, unas previsiones que desde la organización de la feria incluso creen que son “conservadoras”.

Imagen | tecreview.itesm.mx