El juez Fernando Presencia ha dicho basta ante las últimas informaciones aparecidas en Europa Press en las que se deja entrever que es un fugitivo y tiene problemas con la justicia.

En concreto, la agencia de noticias ha publicado que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acordado la imposición de nuevas sanciones al que fuera juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Talavera de la Reina (Toledo) Fernando Presencia -condenado penalmente el pasado mes de mayo a 10 años de inhabilitación-, por nuevas conductas irregulares que vino cometiendo durante el desempeño de su cargo como retrasos en la instrucción de asuntos y la falta de motivación de sus sentencias.

Fuentes del órgano de Gobierno de los jueces han señalado a Europa Press que en la última reunión de la Comisión Disciplinaria de este órgano se acordó sancionar a Presencia con 7 meses de suspensión por una falta muy grave de incumplimiento del deber de motivación en resoluciones dictadas como titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Talavera de la Reina. Por otro lado, la Comisión Disciplinaria del órgano de gobierno de los jueces impuso al juez Presencia en su última sesión una sanción de multa de 3.000 euros por una falta grave de retraso injustificado en su actuación en el mismo órgano. En este caso, se sanciona que dejara asuntos pendientes mientras resolvía otros menos antiguos.

Ante las “filtraciones” del CGPJ a Europa Press sobre determinadas informaciones sobre el juez Presencia, ha matizado mediante un comunicado público que “el Sr. Lesmes (presidente del Tribunal Supremo de España y del Consejo General del Poder Judicial) se está comportando como el jefe de una banda de pistoleros”. Indica que han puesto el ventilador sobre su propia corrupción, sobre la trama de sus nombramientos, sobre el tráfico de méritos, sobre su participación en la organización criminal de los cursos de Ausbanc.

De este modo, Presencia ha anunciado desde ahora el ejercicio de nuevas acciones penales contra el Sr. Lesmes por su intento de hacerle pasar por un fugitivo, por un delincuente, sin explicar siquiera el delito que pueda haber cometido. Y por utilizar las instituciones del Estado en su propio beneficio, encubriendo la trama de corrupción que el sistema está propiciando.

Asegura, por último, que la filtración a Europa Press sobre determinadas informaciones injuriosas sobre su persona son pata ponerse a cubierto de las responsabilidades penales que necesariamente tendrá que asumir en el caso del polémico nombramiento del Presidente del TSJ de Murcia, Pascual de Riquelme, ante la evidencia de las sospechas de cinco vocales del CGPJ sobre el falseamiento de su acta de cese.

Imagen de Fernando Presencia | Confilegal