Tras proceder a tres diferentes investigaciones en profundidad, la Comisión ha llegado a la conclusión de que medidas de ayuda pública concedidas por España a siete clubes de fútbol profesional les beneficiaron injustamente frente a otros clubes, lo que supone una infracción de las normas sobre ayudas estatales de la UE.

En consecuencia, España ha de recuperar los importes de las ayudas estatales ilegales de los siete beneficiarios, a saber: FC Barcelona, Real Madrid, Valencia, Athletic Bilbao, Atlético Osasuna, Elche y Hércules, que deben en total 68,8 millones de euros.

“Utilizar el dinero de los contribuyentes para financiar a clubes de fútbol profesional puede falsear la competencia. El fútbol profesional es una actividad comercial en la que está en juego mucho dinero. Los fondos públicos deben cumplir las normas de competencia leal y, en el presente caso, las subvenciones investigadas no las cumplieron”, señalaba La comisaria Margrethe Vestager, responsable de Competencia.

Las normas sobre ayudas estatales de la UE se aplican a las intervenciones públicas en el mercado, a fin de velar por que no falseen la competencia favoreciendo de forma selectiva a un participante en el mercado en detrimento de otro. El deporte profesional es una actividad económica. Los clubes de fútbol llevan a cabo actividades de comercialización, merchandising, radiodifusión televisiva, traspaso de jugadores, etc., y compiten a nivel internacional. En muchos casos, los clubes de fútbol profesional tienen un elevado volumen de negocio. 

La primera investigación se refería a privilegios fiscales en favor del Real Madrid, el FC Barcelona, el Athletic de Bilbao y el Atlético Osasuna. En España, los clubes de fútbol profesional se consideran sociedades anónimas a efectos fiscales. No obstante, estos cuatro clubes fueron tratados como entidades sin ánimo de lucro, que pagan un tipo impositivo sobre beneficios un 5% inferior al de las sociedades anónimas (el 25% en lugar del 30%). Los cuatro clubes se beneficiaron de este tipo impositivo inferior durante más de veinte años, sin una justificación objetiva. Entretanto, España ha adaptado su legislación sobre el impuesto de sociedades para poner fin a este trato discriminatorio a partir de enero de 2016. Para eliminar las ventajas indebidas recibidas en el pasado, los clubes están ahora obligados a devolver los impuestos no abonados. Sobre la base de la información disponible, la Comisión considera que las cantidades que deben recuperarse son limitadas (0-5 millones EUR por club), pero los importes exactos que deben devolverse los determinarán las autoridades españolas en el proceso de recuperación.

En una segunda investigación, la Comisión examinó una cesión de terrenos entre el Real Madrid y el Ayuntamiento de Madrid. La investigación determinó, sobre la base de un estudio independiente, que los terrenos afectados por la transacción se sobrevaloraron en 18,4 millones EUR. Ello otorgó a este club una ventaja injustificada frente a otros clubes que ahora debe devolverse.

Por último, la Comisión investigó los avales otorgados por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) por préstamos concedidos a tres clubes de fútbol de la Comunidad Valenciana (Valencia, Hércules y Elche). En ese momento, estos clubes atravesaban dificultades financieras. El aval público les permitió obtener los préstamos en condiciones más favorables. Al no haber pagado una remuneración adecuada por los avales, estos clubes se beneficiaron de una ventaja económica frente a otros clubes, que tienen que financiarse sin el respaldo del Estado. La financiación estatal no estaba vinculada a un plan de reestructuración de los clubes con vistas a su viabilidad y ninguno de ellos aplicó medidas compensatorias para contrarrestar el falseamiento de la competencia ocasionado por la ayuda. Con el fin de restablecer unas condiciones de competencia equitativas con los clubes no subvencionados, el Valencia, el Hércules y el Elche deben devolver ahora la ventaja recibida, que asciende a 20,4 millones EUR en el caso de Valencia, a 6,1 millones EUR en el caso del Hércules y a 3,7 millones EUR en el del Elche.