A la Segunda División de fútbol, conocida hasta este año como Liga Adelante, la llaman “el infierno”. Nadie quiere estar en ella; si acaso un añito, como rezaba el eslogan colchonero. Los aficionados que se ven condenados a seguir a su equipo por la categoría de plata tienen que sufrir partidos grises con jugadores de medio pelo. Y sin embargo se conectan al televisor para ver los encuentros, lo que ha motivado el último rifirrafe de Telefónica con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que podría suponer un pago millonario para la compañía que dirige Luis Miguel Gilpérez.

El superregulador abrió un expediente de vigilancia cuando Telefónica se hizo con DTS, que permanecerá vigente durante 5 años y que supervisará el respeto a la Competencia y el correcto cumplimiento de las cláusulas impuestas por la CNMC para que el resto de operadores tengan acceso a sus contenidos.

Como parte de esta tarea de escrutinio, la CNMC tiene que calcular el coste mínimo garantizado de cada producto, de forma que los competidores tengan acceso a un precio justo, que no sea fruto de la posición dominante de Telefónica. Del mismo modo, los operadores que se hacen con las emisiones de Movistar+ tienen que asumir parte del coste que tienen los contenidos, siempre que esta plataforma repercuta el importe de manera equitativa.

Movistar+ se hizo con el fútbol de la temporada 2015-2016 por 600 millones, Liga Adelante, Liga BBVA y Copa del Rey incluidas. Todo en un paquete y con un lacito, lo que tiene sus desventajas: el coste de cada competición no se puede aislar, por lo que hay que fijarlo. Allí es donde ha surgido la chispa: dependiendo de lo que cueste una competición, la otra valdrá más o menos.

Fuentes del mercado han explicado a SABEMOS que la multinacional habría establecido el coste de los derechos de retransmisión de la Segunda División en el entorno de los 10 millones de euros, de manera que supone tan sólo un 1,6% sobre el importe de 600 millones de euros.

Telefónica defiende un coste de la Segunda División de 10 millones

La CNMC no lo tiene tan claro. Competencia estimó en su cálculo inicial que el coste a repercutir es de 60 millones de euros, lo que supondría un 10% sobre el importe del paquete del fútbol. Por su parte, los competidores de Telefónica van más allá y creen que la Segunda División debería tener un coste de entre 90 y 120 millones de euros, entre un 15% y un 20% de los 600 millones abonados por Telefónica para hacerse con el fútbol.

Básicamente, lo que implican estos cálculos es que Telefónica querría minusvalorar la porción de la Segunda División para encarecer el resto del paquete, que fue el que los demás operadores compraron. Cuanto menos valga la Segunda División, más le puede cobrar Telefónica a sus competidores por la Primera División.

Fuentes próximas al entorno de Telefónica confirman a SABEMOS que en el operador hay un fuerte malestar con respecto al procedimiento abierto, que consideran profundamente injusto y que, en opinión de la operadora, irá contra los intereses de sus accionistas y provocará un lucro cesante innecesario. En este sentido, las fuentes consultadas aseguran que de continuar el expediente como está previsto están dispuestos a usar todas las vías legales a su alcance, y hasta las últimas consecuencias, para desautorizar al consejo de la CNMC.

Por su parte, las fuentes de la CNMC consultadas por SABEMOS han indicado que el proceso está en fase de alegaciones y que, por el momento, no pueden hacer comentarios.

El papel supervisor de Competencia en la fusión de DTS y Telefónica es una de sus principales preocupaciones. El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, advirtió de que el superregulador iba a hacer un “seguimiento minucioso” de los compromisos adquiridos por Telefónica para la cesión de los contenidos de fútbol al resto de proveedores de televisión de pago.

Como parte de su labor supervisora, la CNMC debería estar cerca de publicar la actualización de los criterios de replicabilidad de las ofertas de Telefónica como operador de telecomunicaciones, algo en lo que los precios de los contenidos audiovisuales tiene mucho peso.

Lo que paga Mediapro por la Segunda

La plataforma de televisión de pago Movistar+ mantuvo en la pasada temporada la retransmisión en exclusiva de toda la Segunda División española, aunque cedió algunos partidos para que otras cadenas los emitiesen en abierto. Pero de la nueva temporada que comienza este verano en adelante es otro cantar.

Mediapro se hizo con los derechos para retransmitir los partidos de pago de Primera y Segunda por 1.900 millones de euros hasta 2019, pero no ha terminado allí. El desglose de lo que vale cada competición no ha trascendido.

El conglomerado audiovisual de Jaume Rouras también se ha hecho con los derechos para emitir los resúmenes oficiales de los partidos de Primera y de la Copa del Rey, por 27 millones de euros, y del partido de Primera del viernes a las 20:30 horas, en el que nunca van a participar Real Madrid, Barcelona, Valencia ni Atlético de Madrid.

Además, también se ha adjudicado los derechos para ofrecer en abierto 4 partidos de cada jornada de Segunda, un paquete por el que va a pagar a la LFP 15 millones de euros. Su intención es revivir el canal GOL de la TDT, donde ofrecerá estos encuentros en directo.

Por lo tanto, Mediapro ha ofrecido 15 millones por 4 partidos en abierto de Segunda cada jornada, mientras que Telefónica sostiene que todos los partidos de pago de esta categoría durante un año entero deberían tener un coste de 10 millones. Una amplia diferencia.

Foto: Efe