Las búsquedas de vuelos desde Reino Unido a Europa se dispararon un 42% el día posterior al ‘Brexit’. La salida de la UE generó incertidumbre y morbo a partes iguales, ya que la demanda con destino el país inglés también se incrementó un 42%.

Los resultados del referéndum sobre la continuidad de Reino Unido en Europa estuvieron muy ajustados, el ‘sí’ a la independencia ganó por una mayoría cercana al empate y ninguna encuesta fue capaz de preverlo. Prueba de ello es la reacción que tuvieron los residentes en el país al día siguiente de la votación, una espantada en toda regla.

El 24 de junio hubo una oleada masiva de búsquedas de vuelos con destino a países de la UE desde el Reino Unido; se registró un incremento del 42% en comparación con cualquier otro viernes de junio.

Los destinos con un mayor incremento de búsquedas desde el Reino Unido son los Países Bajos (69%), Polonia (54%) y Finlandia (52%). Además, las búsquedas desde el Reino Unido a España aumentaron un 39%, según los datos de Kayak.

En realidad, el éxodo podría no ser una huida definitiva, sino que muchos ingleses podrían querer aprovechar sus últimos meses para viajar antes de que se apliquen las restricciones.

Sin embargo, lo que más llama la atención es que la búsqueda de vuelos en el sentido contrario también se disparó al día siguiente del ‘Brexit’.

El 24 de junio, día en que se dieron a conocer los resultados del referéndum, hubo un aumento en las búsquedas de vuelos de países de la UE al Reino Unido; un aumento global del 42% en comparación con cualquier otro viernes de junio.

Las búsquedas de vuelos desde Francia al Reino Unido estaban entre las más altas, con un aumento del 61%. No obstante, las búsquedas de vuelos desde España al Reino Unido también se incrementaron en un 33%.

La industria en su conjunto ha tenido diferentes reacciones tras el referéndum en Inglaterra. El primero en responder fue Ryanair al anunciar que no abrirá nuevas líneas en el país durante los próximos 12 o 18 meses y que concentrará sus recursos en el resto de países europeos.

Por otro lado, IAG (matriz de Iberia y British Airways) admitió que el ‘Brexit’ tendría un impacto directo en sus cuentas y que no lograría elevar el beneficio tanto como tenía previsto debido a la volatilidad en el mercado. En los dos primeros días tras la votación, la compañía perdió un 40% de su valor en bolsa.