Hace menos de una semana, en un foro donde participaron los principales actores del sector telecos, Movistar, Vodafone y Orange volvieron a insistir en la necesidad de desregular el mercado móvil. En concreto, el Mercado 15 que es el que afecta a la relación de los operadores virtuales (OMV) y el mercado mayorista que da acceso a estas compañías para que puedan prestar sus servicios con los operadores de red.

No se trata de una cuestión acción-reacción, puesto que este Mercado 15 tenía que ser revisado, pero este mismo viernes ha llegado la buena noticia para los operadores con red, y la posible mala noticia para los OMV.

Así, la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha lanzado una consulta pública en la que propone eliminar en un plazo de 6 meses las obligaciones impuestas a Telefónica, Vodafone y Orange en el mercado de acceso a redes móviles.

La CNMC analizó este mercado en el año 2006 e impuso una regulación que obligó a los tres operadores de red existentes a aquel momento (Telefónica, Vodafone y Orange) a dar acceso razonable a sus infraestructuras móviles. Esta regulación propició la apertura del mercado, ya que compañías que no tenían espectro radioeléctrico, en este caso los OMV, pudieron comenzar a ofrecer progresivamente servicios de voz y datos móviles a sus clientes. Lo cual trajo consigo una mayor competencia para el sector y la subsiguiente bajada de precios.

El motivo para que la CNCM haya tomado esta decición es porque considera que el mercado de acceso a redes móviles tiende hacia la competencia efectiva. Durante este tiempo, los precios mayoristas que los OMV pagan a los operadores de red se han ido reduciendo progresivamente tanto para la voz como para los datos. Esto ha permitido que los OMV puedan mejorar los precios ofrecidos a sus clientes, en línea con las ofertas de los operadores de red.

En la actualidad, existen en España una treintena de OMV, con modelos de negocio y estrategias diferentes. Tienen una cuota de mercado conjunta del 10%, aunque hay que matizar que muchos de esos virtuales pertenecen a los grandes operadores de red, por lo que el porcentaje sería menor.

¿Y cómo quedan ahora los OMV?

Que se proponga desregular el mercado no significa que todo vaya a ser jauja para los operadores con red y los OMV vayan a desaparecer. De hecho, la CNMC considera que, potenciales problemas de competencia, como podrían ser una estrategia conjunta de los operadores con red para no renovar sus contratos con los OMV no estaría en línea con lo observado en el mercado en los últimos años. Durante este tiempo, los operadores de red han competido por dar acceso a sus redes a los OMV (algunos de ellos incluso han cambiado de operador anfitrión).

Y, lo más importante, la CNMC tendría la capacidad de intervenir de manera inmediata en el supuesto de que los operadores móviles con red retiraran de forma injustificada el acceso a su red móvil a OMV o pusieran en práctica estrategias más sofisticadas basadas, por ejemplo, en una subida de los precios mayoristas de acceso a la red móvil.

Los interesados (y afectado) disponen ahora de 1 mes para presentar sus alegaciones a la consulta pública. Tras analizar los comentarios recibidos, la CNMC aprobará un proyecto de medida que se remitirá a la Comisión Europea,  así como al Ministerio de Industria, Energía y Turismo y al Ministerio de Economía y Competitividad.