La gran operación inmobiliaria del sur de Madrid, paralizada en los tribunales por contravenir las leyes urbanísticas de la comunidad autónoma, por fin ve la luz. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha presentado esta mañana la nueva Operación Calderón, que incluye una rebaja de la edificabilidad.

Ya no habrá grandes rascacielos en Madrid Río. El nuevo proyecto de la Operación Calderón establece que los edificios que se construyan en los solares de Mahou y el coliseo colchonero tendrán una altura máxima de 12 plantas, con una manzana media de 8 alturas.

Como consecuencia de la revisión del plan, la edificabilidad del suelo va a pasar de los 175.000 metros cuadrados que calculaba el proyecto inicial -frenado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM)- a un total de 147.000 metros cuadrados, lo que supone una reducción del 16%.

operacion calderon plano

Vista de la nueva Operación Calderón. Foto: Ayuntamiento de Madrid

El delegado de Urbanismo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, ha evitado concretar cuántas viviendas se construirán, dado que la planificación concreta de los edificios que se van a levantar se realizará a lo largo del verano. Eso sí, ha adelantado que un 10% de los pisos de la Operación Calderón serán viviendas protegidas.

La idea del concejal es comenzar a tramitar la aprobación de esta actuación en octubre, tras haber recibido el visto bueno de los técnicos del consistorio.

Con esta nueva operación se cierra “un proyecto que lleva 10 años dando vueltas en la ciudad de Madrid”, ha explicado el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, quien ha adelantado que la próxima temporada será la última del equipo en el Vicente Calderón.

El presidente ha resumido el impacto del nuevo plan urbanístico en el club: “Reduce la edificabilidad y a nosotros nos quitan cargas”, con lo que se ha referido a la minimización del coste de la operación para el Atlético, dado que la M-30 ya no se va a soterrar sino que se va a cubrir. Esta actuación en concreto iba a ser financiada por el consistorio, con 60 millones de euros, y por los promotores, que iban a compensar la inversión necesaria en los nuevos túneles con más alturas en los edificios residenciales para poder vender más metros cuadrados.

Finalmente, el consistorio se ha decantado por reducir las plantas construidas y renunciar a la financiación público-privada del soterramiento de la M-30 a su paso por el estadio Vicente Calderón. En su lugar, ha precisado Calvo, el tramo será cubierto por un precio inferior a esos 60 millones de euros que tenía que asumir el Ayuntamiento, pero esta vez el desembolso saldrá únicamente de las arcas de la entidad local.

Las zonas verdes se van a ampliar de los 54.600 metros cuadrados del plan anterior, aprobado bajo el signo del PP en el consistorio, a 79.900 metros cuadrados, mientras que los equipamientos pasarán de 10.000 a 12.800 metros cuadrados.

Este es, según Calvo, “un ejemplo modélico” de la nueva forma de “hacer ciudad” de Ahora Madrid, ya que en la planificación han participado comerciantes, asociaciones vecinales y representantes de madres y padres de los alumnos que estudian en el distrito.

Foto: Efe