El futuro de Yoigo no está muy claro después de ser vendida a MásMóvil. Pero ha decidido que el futuro no le importa y, a partir del 1 de julio, vuelve a repescar su tarifa Sinfín de 20 Gb de datos y llamadas ilimitadas por 29 euros al mes.

Esta tarifa ha sido uno de los grandes atractivos para la compañía durante los últimos años, aunque también, en cierto modo, un quebradero de cabeza. Y es que se trata de una tarifa para usuarios de gran consumo que le han hecho pagar grandes facturas a Movistar en su contrato de colaboración para tener red en los lugares a los que no llega Yoigo.

Por eso, de manera estratégica, la han ido sacando y volviendo a esconder. Ha sido un filón para aumentar las portabilidades, y un alivio para los clientes que necesitan ingentes cantidades de datos.

Así pues, con un simple tuit, la compañía vuelve a abrir el grifo de los datos. Pero lo hace en medio de una situación complicada: no saber cuál será su futuro. Además, ninguna de las tres compañías involucradas en la operación corporativa del año en el sector telecos, la compra de Yoigo y Pepephone por parte de MásMóvil, se ha querido pronunciar sobre el futuro.

Todo lo que queda sin resolver

Por lo tanto, las dudas se agolpan a las puertas de las oficinas de MásMóvil. ¿O las de Yoigo? ¿O Pepephone? Durante la primera comparecencia pública del consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, tras la compra de Yoigo, no respondió con ninguna certeza.

Para él una opción es seguir con las tres marcas más relevantes de telefonía móvil que tendrá el grupo, pero no precisó cuál será la principal que existirá de cara a la futura oferta convergente. Aunque volviendo sobre sus pasos, reconoció que Yoigo es la marca más reconocible. No en vano triplica en clientes la suma de MásMóvil y Pepephone. Pero tampoco ha llegado a afirmar que eso vaya a ser así. Y, en otra vuelta de tuerca, y ya como opinión personal, declaró que la continuidad de las tres marcas sería bueno.

Por lo tanto, en estos momentos, ningún cliente -de los 4,2 millones que habrá tras la compra- sabe qué pasará, cómo será su compañía, si tendrá que modificar las tarifas, o cuáles serán las nuevas. En este sentido, sí matizó que buscan públicos específicos, por lo que en este caso tendría sentido mantener las marcas.

En cuanto a las tarifas, ni una sola pista de lo que sucederá con los clientes que tengan la Sinfín que contraten ahora, o los que ya tengan, cómo quedarán las tarifas de Pepephone, incluso las que combinan servicios de MásMóvil… ni un comentario al respecto. Habrá que esperar para conocer cómo quedará estructurada la nueva sociedad, bajo qué marca (o marcas), y que tendrán que hacer los clientes.