El Gobierno británico confirmó este jueves que pospone su decisión sobre la posible ampliación de los aeropuertos Heathrow o Gatwick hasta que se elija un nuevo primer ministro, que sustituirá al dimisionario David Cameron.

El titular de Transporte, Patrick McLoughlin, dijo en la Cámara de los Comunes que los cambios políticos generados por el “brexit” -el voto favorable a la salida de la UE en el pasado referéndum- obligan a esperar a que haya un nuevo Ejecutivo.

“Tenía la esperanza de tomar una decisión sobre la capacidad aeroportuaria este verano”, declaró. “Pero, claramente, cualquier anuncio deberá hacerse cuando esta cámara esté en sesiones y, siendo realista, vistos los recientes acontecimientos, no creo que sea hasta al menos octubre”, dijo.

Ante esta situación, Heathrow Airport Holdings Limited, participado en un 25 % por la española Ferrovial, declaró que la construcción de una tercera pista en Heathrow, situado al oeste de Londres, debe ser parte “del plan del Gobierno para el ‘brexit”.

El consejero delegado, John Holland-Kaye, destacó la importancia del aeropuerto para “la exportación” y “el acceso a los mercados en crecimiento”, y señaló que ampliarlo mandará la señal al mundo de que el Reino Unido “está abierto para los negocios”.

Está previsto que el Partido Conservador británico tenga un nuevo líder para su congreso anual, del 2 al 5 de octubre, al término de un proceso electoral que empezó ayer con la presentación de candidaturas.

El nuevo líder “tory” sustituirá a David Cameron, que dimitió el pasado viernes tras perder la consulta sobre permanencia en la Unión Europea, que ganaron los partidarios del “brexit” con un 52 % de los votos frente al 48 %.

Cameron estará en el poder hasta la elección del nuevo líder, previsto para principios de septiembre. El nuevo jefe del Gobierno deberá tomar las riendas del país y de la negociación con la Unión Europea.