Uber abrió la caja de pandora y ahora son cientos de compañías las que acercan a los consumidores cualquier tipo de servicio en tan sólo un clic. Desde hacer la compra semanal a adquirir un libro el día de su lanzamiento, da igual el producto, lo importante es cumplir con “las expectativas del cliente”.

El desarrollo tecnológico ha posibilitado que cada vez las empresas puedan ofrecer más servicios en un periodo inferior de tiempo. España se caracteriza por tener una estructura comercial basada fundamentalmente en pymes, cuyo principal problema radica en su capacidad de crecimiento. En un mercado donde las fronteras cada vez están más desdibujadas, la economía colaborativa se ha convertido en la mejor solución para hacer frente a una demanda cada vez más exigente y especializada.

A través de internet, el consumidor tiene en sus manos el poder de realizar cualquier tarea rutinaria desde el sillón de su casa. No hace falta desplazarse al supermercado, porque existen empresas que te hacen la compra y te la llevan a casa en tan sólo una hora. Son los llamados intermediarios, cuya única función es conectar al retailer con el consumidor final.

“El mayor retailer del mundo no tiene tiendas y la mayor empresa de taxis no tiene coches. Esto demuestra que la riqueza ya no está en la propiedad de un bien físico, sino en la propiedad de los datos”, señalaba Bruno Ceccaldi, director ejecutivo de Metapack en España, durante su intervención en el foro ‘Innodelivery’ organizado por Adigital.

La inmediatez en las entregas y el seguimiento en tiempo real son los valores añadidos de estas compañías. Existen multitud de modelos, desde el trabajo con autónomos particulares hasta la gestión de flotas de transportistas, y cada uno aporta un valor añadido diferente a sus clientes.

El negocio logístico se ha perfilado como el motor de innovación en la industria, tanto a nivel tecnológico como en el ámbito medioambiental con las alternativas de reparto sostenibles. Amazon ha sido la última en incorporarse con su servicio ‘Amazon Prime Now’  para entregas en el mismo día.

El sistema consiste en la construcción de una red de puntos de distribución urbanos (red de puntos de conveniencia) que permite agilizar las entregas casi a tiempo real, tanto a nivel local como internacional. Este servicio estará disponible próximamente en España, sin embargo, ya existen empresas similares que ofrecen un delivery de tan sólo dos horas.

Uber Rush

Uber ha vuelto a hacer magia con su modelo de negocio, en esta ocasión la flota de particulares se pone al servicio de los pequeños comercios para realizar sus entregas de forma rápida y sencilla. Esta línea es adaptable tanto a retailers offline (tienda física) como a los on-off (dedicados también al ecommerce).

“En nuestro caso el proceso comenzó a la inversa, pero con el tiempo pensamos que si podíamos transportar pasajeros, podíamos transportar cualquier cosa. La clave está en la eficiencia del sistema, que haya mucho conductores que estén siempre ocupados, si no es con gente que sea con entregas de productos”, explicaba Yuri Fernández, director de comunicación de Uber en España y Portugal.

Las ventajas del ‘método Uber’ se mantienen, con la posibilidad de controlar por GPS la entrega, la opción de incluir en una misma ronda cuantos pedidos necesites y, sobre todo, el descenso en el coste al pagar únicamente por cada entrega en lugar de un servicio completo.

“La clave del precio está en la eficiencia; cuantos más viajes por hora haga un conductor menor será el coste. El problema es que la regulación española no contempla todavía la actividad de los particulares de manera profesional. Aquí todos se inscriben como autónomos y si no trabajas a jornada completa es muy difícil rentabilizar la cuota. Estados Unidos está dando más facilidades a la figura del ‘particular productor’, lo que hace que el precio sea realmente la mitad en las entregas”, añadía.

Deliberry

Esta compañía viene a confirmar el dicho de que “madre no hay más que una” y su modelo de negocio es uno de los más disruptivos del mercado. El servicio de Deliberry consiste en acercar el supermercado a casa de forma que la experiencia del cliente sea lo más real posible.

Lejos quedan los tradicionales envíos a domicilio cuando puedes tener el mejor producto sin salir del sofá. El valor añadido de Deliberry consiste en la figura de las “mamá shoppers”, mujeres de mediana edad que se dedican a escoger para ti las mejores ofertas y los productos más frescos antes de enviártelos a casa.

La compañía tiene acuerdos con los principales distribuidores a nivel nacional –Eroski, Caprabo, Mercadona, Día- y una flota propia que llevará tu pedido en tan sólo una hora a donde quieras.

“El ecommerce en el sector de la alimentación ha ido siempre un paso por detrás al resto y la cuota de mercado es más baja. Nosotros hemos venido a cubrir una necesidad que detectamos en este mercado”, señalaba Camilo Defoin, director de operaciones y co-fundador de Deliberry.

Glovo

Para los que no tienen tiempo ni de comprar un café o los que prefieren encargar la cena antes que prepararla llega Glovo, una empresa que comprará por ti cualquier cosa que le pidas en tan sólo un clic.

El método es sencillo, a través de la app pueden encargar cualquier artículo y uno de sus ‘glovers’ se hará cargo de la compra y lo llevará a donde necesites. Al igual que en resto de aplicaciones puedes seguir en tiempo real la evolución de tu pedido y pagar posteriormente vía app o en efectivo.

“Es un mercado cada vez más competitivo porque todos tratamos de cubrir las mismas necesidades. Nosotros intentamos, a través de nuestra tecnología, optimizar la experiencia del usuario tanto a nivel precio como en tiempo de entrega”, explicaba Sacha Michaud, co-fundador de Glovo.

La compañía cuenta con sedes en España (Madrid, Barcelona y Valencia), Italia y Francia.