El portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha cambiado el discurso de su partido sobre una posible investidura de Mariano Rajoy al afirmar que no es el momento de hablar de “nombres” para presidir el Gobierno, y sí comprobar si existe “disposición” por parte del PP para cumplir con sus condiciones de regeneración y entrar en el debate de contenidos.

Las líneas rojas para Ciudadanos pasan a ser, según señaló Girauta, las reformas de la Justicia, la ley electoral o un pacto nacional por la educación. El debate de los nombres vendría a continuación, subrayó Girauta en una entrevista para RTVE.

A su juicio, no hay que poner palos en las ruedas de las negociaciones señalando los asuntos que provocan más rechazo, sino buscar acuerdos. Rivera, hasta ahora, siempre había dicho con claridad que con sus votos no se apoyaría un Gobierno presidido por Rajoy al considerar que no se trataba de la persona idonea para la nueva etapa de cambio que se busca.

Sin embargo, era previsible que el fuerte incremento del PP en números escaños, y la caída de todos sus rivales (Ciudadanos y PSOE por votos y escaños y Unidos Podemos en número de votos), favoreciese las opciones de un Rajoy engrandecido y que, según todas las fuentes consultadas por SABEMOS, se ve presidente o, en el peor de los casos, capaz de volver a ganar otros comicios en caso de bloqueo.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, insistía por su parte en el programa de Ana Rosa Quinana, que el camino que ella propone para el PSOE pasa no por una gran coalición con el PP, sino por ir a la oposición y reconstruir desde ahí el partido para que vuelva a ser capaz de conseguir grandes mayorías en el futuro.