Estamos en plena época de bodas, barbacoas, fiestas en la piscina y escapadas a la playa, celebraciones en las que no falta un smartphone (uno por cada invitado) y decenas de fotos. Fotos que después habrá que enviar, compartir y etiquetar en el menor tiempo posible. Más tarde vendrán los ¿por qué no está la que nos hicimos comiendo?, los falta gente por etiquetar y los llevamos tres días esperando a que pases las imágenes. Pero esto puede acabarse gracias a Beatter, una app española que nos permite compartir fotos en directo entre grupos de amigos y familiares.

“Cada uno hace sus fotos y luego siempre te gustan más las que han hecho los demás, entonces tienes que estar pidiéndolas, esperar a que las envíen, estar abriendo otras aplicaciones, y al final es todo un proceso muy pesado”. Esta es la situación que nos propone Javier Cestero, CMO y cofundador de Beatter, por la que todos hemos pasado alguna vez y a la que pretende dar solución esta aplicación: “Proponemos compartir en directo liberando al usuario de todo ese tedioso proceso. Una vez has activado Beatter solo tienes que preocuparte de tomar fotos con la cámara”.

Te instalas la app, creas el grupo y a subir imágenes. Así funciona Beatter. No es necesario que todos los integrantes tengan descargada la plataforma para poder incluirlos en el grupo, pues con tener su número de teléfono es suficiente, ya después la aplicación se encarga de enviarles un SMS con todos los pasos a seguir para tener Beatter en el teléfono y así poder acceder a las imágenes.

Una vez que has activado la app todas las fotografías que saques con el smartphone se suben al grupo de forma automática, estando así todas las imágenes disponibles para todos los participantes desde el primer momento.

“Hay dos puntos que nos caracterizan y diferencian del resto de aplicaciones: el primero es que ofrecemos una solución con una tecnología innovadora y un enfoque exclusivo, el de subir las fotografías en directo; el segundo es nuestra forma de compartir a través de grupos, muy al estilo de Whatsapp”, señala el cofundador de Beatter.

IMG Beatter grupos

Y es que si bien es cierto que la competencia de las redes sociales y otras apps que se dedican a ofrecer a los usuarios un espacio para subir sus imágenes, es bastante fuerte, desde Beatter, Javier Cestero, confirma no tener miedo: “hay una competencia alta pero nos quita el miedo contar con un valor añadido. El resto de aplicaciones como Facebook, Facebook Moments, Dropbox…, se centran en compartir ‘a posteriori’, no en directo, y no es lo mismo cuando estás preparando la fiesta con mucha ilusión y ganas que después cuando te toca recoger. Nosotros atacamos al problema antes y en el momento. Además los grandes tratan de abarcar mucho y cuentan con funcionalidades que están muy escondidas, a las que para llegar necesitamos hacer un esfuerzo muy grande”.

Por lo tanto con Beatter tenemos rapidez y facilidad para compartir nuestras fotos con grupos de amigos y familiares, unos grupos que pueden contar hasta con 200 participantes y donde se podrán compartir hasta un máximo de 1.000 imágenes. De momento estas son sus opciones, aunque muy pronto se podrán ver nuevas funciones como la de añadir recordatorios que estará disponible en las próximas semanas: “es algo que nos han pedido los usuarios. Imagina que hay una boda dentro de dos meses y los novios crean el grupo ahora, pues el día de la boda se envía un recordatorio para que los invitados activen Beatter para poder compartir las fotos de la celebración”.

Algo que también están solicitando los usuarios, según nos cuenta  Javier Cestero, es la posibilidad de incluir vídeos, un formato que cuenta cada vez con más seguidores y que no descartan que llegue a Beatter.

La aplicación se encuentra disponible de forma totalmente gratuita para iOS y Android y cuenta además con una versión de escritorio para que aquellos que en lugar de móvil han tirado de cámara para hacer fotos también puedan subirlas al grupo desde el ordenador. Está funcionando desde diciembre de 2015 y ahora tiene alrededor de 2.500 usuarios.

“Estamos contentos. Si es cierto que cuando tienes 1.000 quieres tener 10.000, pero ahora lo que queremos es asentarnos en España y Latinoamérica para después dar el salto a otros países”, explica el cofundador de Beatter. “Hemos corroborado nuestras hipótesis y funcionamos muy bien en fiestas y cumpleaños. Se está dando un uso muy intensivo en viajes y bodas. Y nos ha sorprendido lo bien que funciona en grupos de familia”.

Beatter realmente acaba de nacer, está comenzando a darse a conocer y sus expectativas de futuro pasan por seguir aumentando el número de usuarios, mejorar las funciones en base a la demanda de los mismos, tener presencia en nuevos países e incorporar modelos de explotación que les permitan sacar una rentabilidad a esta herramienta.

“Nuestro mayor activo es la comunidad que estamos creando y en el momento en el que la comunidad crezca podremos comenzar a pensar en implementar modelos de explotación. Pero a día de hoy nuestra prioridad es crecer en número de usuarios”, comentan desde Beatter. “Por ejemplo, en la actualidad tenemos un límite de hasta 200 participantes y 1.000 fotos, que una vez se traspasa nos permite convertir el grupo en premium de forma gratuita. En el futuro podríamos llegar a pedir un pago por ese servicio. Nosotros queremos cubrir el 95% de los casos de forma gratuita, pero cuando a lo mejor haya una boda donde el número de invitados y la cantidad de fotos que se suben requieren de un mayor uso de la aplicación, si podríamos pedir un pago. Es una situación excepcional”.

Para terminar, después de mirar a los planes de futuro, Javier Cestero recuerda los comienzos de Beatter: “nosotros comenzamos en junio de 2015 y cuando abrimos la beta del proyecto y vimos que el producto gustaba es cuando decidimos comenzar la aventura del emprendimiento. Nos ayudó mucho formar parte de la aceleradora Seedrocket, que es la que nos llevó a dejar nuestros trabajos y dedicarnos a tiempo completo a Beatter. A partir de ahí conseguimos una plaza en Google Campus, que es un poco el centro neurálgico del emprendimiento a nivel de startups tecnológicas, un lugar donde puedes aprender e intercambiar opiniones”.