La multinacional sevillana, que se encuentra en preconcurso de acreedores, ha anunciado que ha llegado a un “principio de acuerdo” con los bancos tenedores de deuda y con los bonistas de Abengoa para evitar la situación concursal y salir de su insolvencia, tal y como ha afirmado el presidente de la empresa, Antonio Fornieles, durante la junta de accionistas que se ha celebrado este jueves.

A partir de ahora sólo faltaría que se abriese el periodo de adhesiones a este principio de acuerdo, cuando el plan de reestructuración del pasivo de Abengoa tendría que contar con el respaldo del 75% de sus acreedores.

La compañía ha explicado que ha alcanzado este principio de acuerdo con el comité de coordinación de los bancos (Bankia, Banco Popular, Banco Santander, CaixaBank y Crédit Agricole) y con los inversores que van a aportar nuevos fondos para Abengoa (Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, The D.E. Shaw Group, Elliott Management, Oaktree y Värde).

La inyección de dinero nuevo va a ser de 500 millones de euros

Fuentes de las negociaciones han precisado que la inyección de dinero nuevo va a ser de 500 millones de euros, a lo que se le sumarían los 515 millones en créditos ya concedidos a Abengoa, que habría que refinanciar o abonar. Todo esto con sus correspondientes comisiones e intereses se quedaría cerca de los 1.200 millones de euros que se establecieron en el último plan de viabilidad presentado por la empresa.

De acuerdo con estas fuentes consultadas por SABEMOS, sólo faltarían por cerrar unos avales de 250 millones de euros.

“La Abengoa que se contempla en el plan de negocio acordado con los inversores y acreedores estará enfocada en su negocio tradicional de ingeniería y construcción, en el que la compañía acumula más de 75 años de experiencia, y de modo específico en los sectores de la energía y el medioambiente”, ha destacado Antonio Fornieles.

El presidente de Abengoa también ha querido agradecer a trabajadores, accionistas, acreedores, proveedores y clientes “su apoyo en estas circunstancias”.

El fin de una era

Entre los hechos relevantes que ha comunicado Abengoa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía también ha informado de cambios en su consejo de administración, con una salida que confirma el fin de una era en Abengoa.

La empresa andaluza ha anunciado el cese del último de los hermanos Benjumea Llorente, Javier, que quedaba en el órgano de representación de los accionistas. No será sustituido por otro integrante sino que el número de consejeros de Abengoa se reducirá a 10.

Javier Benjumea había permanecido en su sillón del consejo pese a que el resto de sus hermanos salieron de la compañía el año pasado, incluido el expresidente de Abengoa, Felipe Benjumea.

El cese de Javier Benjumea fue introducido como punto en el orden del día por parte de Inversión Corporativa, el vehículo de inversión familiar en el que participan los descendientes de los fundadores -Javier y Felipe Benjumea incluidos- y que hasta la caída en desgracia de la compañía controlaba la mayoría de las acciones de la firma. Se pone fin a una era con un golpe familiar.