El acuerdo entre los acreedores para evitar el concurso de Abengoa lleva mucho tiempo a punto de caramelo. Tanto tiempo que repetir que está cerca de firmarse sería demasiado reiterativo, pero esta vez los interesados le han puesto el cascabel al gato y tienen la resolución más cerca aún: los acreedores esperan haber concluido el proceso antes del próximo 29 de julio.

“La intención es que antes del 29 de julio próximo, el juez tenga en sus manos la homologación de este acuerdo con al menos el 75% de las adhesiones” necesarias para frenar el concurso de acreedores de Abengoa, han explicado a SABEMOS fuentes de la negociación.

El juez les dio a los acreedores y a la compañía hasta el 29 de octubre para llegar a un acuerdo

De esta forma, los afectados por la situación de insolvencia de la multinacional sevillana adelantarían 3 meses la resolución de la situación preconcursal, ya que el juez les dio a los acreedores y a la compañía hasta el 29 de octubre para llegar a un acuerdo.

El pacto entre la compañía y los titulares de su deuda estaría a tan sólo unos “últimos flecos” de distancia, unas diferencias que están limando los bancos acreedores y los fondos de inversión que van a entrar en la Nueva Abengoa, capitaneados por Houlihan Lokey.

Las fuentes consultadas han indicado que es posible que no haya tiempo suficiente para firmar el acuerdo definitivo antes de la junta de accionistas que se celebra hoy.

Por su parte, fuentes de Abengoa han descartado comentar estas informaciones y han añadido que la junta se va a desarrollar según lo previsto. Entre los puntos del día está abordar la situación preconcursal en la que se encuentra la compañía y la posibilidad de un acuerdo entre los tenedores de deuda.

Inyección de dinero

Los fondos de inversión que han acudido al SOS de Abengoa van a aportar finalmente 850 millones de euros, 500 millones en dinero nuevo y el resto en refinanciación de créditos y en cobertura de algunos costes, según las fuentes de la negociación consultadas.

Mientras tanto, la empresa continúa por la senda de las desinversiones, lo que también le reporta ingresos para su maltrecha caja. La última ha sido la de Yoigo: Abengoa ha aprovechado que MásMóvil se ha hecho con el cuarto operador de telefonía móvil para embolsarse 35 millones de euros.

Sin embargo, no todo son buenas noticias para la compañía andaluza. El regulador del mercado eléctrico brasileño le ha retirado a la empresa las concesiones que se había adjudicado para la transmisión de electricidad en el país suramericano.

Por otro lado en la Audiencia Nacional han declarado los miembros del consejo de administración que aprobaron las indemnizaciones millonarias a la antigua cúpula de Abengoa, en especial al expresidente Felipe Benjumea. Entre los consejeros que han desfilado por la sede judicial estaba el exministro socialista Josep Borrell.