La aerolínea nipona Japan Airlines (JAL) está interesada en abrir una ruta con España en un futuro próximo, pero dependerá de si hay suficiente demanda de pasajeros “business”, reveló en una entrevista con Efe el presidente de la compañía, Yoshiharu Ueki.

El presidente de JAL explicó que podría seguir el ejemplo de Iberia, que lanzará su nueva ruta entre Madrid y Tokio en octubre, y establecer un acuerdo de código compartido con la aerolínea española, aunque “es una decisión que necesita tiempo”. “Esperaremos a ver cómo funciona. El número de turistas está aumentando en ambos sentidos, España es un mercado importante para nosotros. Pero tomaremos la decisión de abrir esa ruta dependiendo de la demanda de los pasajeros de ‘business'”, explicó el carismático presidente de la aerolínea de bandera de Japón.

JAL ha solicitado la aprobación antimonopolio para incluir a Iberia en el negocio conjunto que tiene con British Airways y Finnair en Europa y poder en algún momento recuperar una ruta a Madrid que realizó desde 1980 a 1993.

En 2015 el número de turistas españoles que viajaron a Japón fue de 70.000, mientras que el de japoneses a España creció hasta los 600.000, ambas cifras récord, según los datos del Ministerio español de Industria, Energía y Turismo.

En relación a su estrategia a largo plazo para América Latina, el presidente de JAL ve Madrid como un puente muy atractivo si se establece con Iberia un acuerdo de vuelo compartido, teniendo en cuenta que la compañía española dispone de 13 rutas a esa región. Como prioridad señala Brasil, un destino con mucha demanda potencial debido al alto número de brasileños residentes en Japón (unos 180.000) y de población de origen japonés en Brasil (unos 2 millones).

La compañía nipona se declaró en banca rota en 2010 y tuvo que ser rescatada por el Gobierno japonés. Seis años después ha conseguido situar sus resultados en positivo con un beneficio operativo de unos 210.000 millones de yenes (1.850 millones de euros) en el último ejercicio.

Ueki, que asumió su puesto como presidente en febrero de 2012, recuerda que en los años 80 JAL se convirtió en la primera compañía del mundo en número de pasajeros y transporte de mercancías del mundo durante cinco años consecutivos, “creció mucho, compró un centenar de Boeing 747 y acabó declarándose en bancarrota”. “Después de haber sufrido esta etapa, nuestra política prioritaria ahora es apostar por la rentabilidad por encima del tamaño de negocio y dar una mayor prioridad a la calidad frente a la cantidad”, explica.

En este sentido, el directivo de 63 años sostiene que “JAL ha renacido” como compañía para dirigirse a los clientes “premium” ofreciendo el mejor servicio y la mayor puntualidad.

Esta es la baza de la aerolínea nipona, que cuenta con unos 11.000 empleados, para hacer frente al fenómeno de las compañías de bajo coste, aunque en Japón este segmento sigue siendo mucho más minoritario que en otras regiones.

En el Sur y Norte de América el volumen de viajeros de bajo coste ronda el 30 por ciento, en Europa, el 35 por ciento, y en Asia es más del 50 por ciento del total. Sin embargo, en Japón solo operan cuatro compañías de precios económicos que absorben un 10 por ciento de los pasajeros. “Creo que esta ocupación en Japón podría crecer un poco más pero no veo que llegue hasta los niveles del mundo occidental. De todas formas, nosotros no competimos con las compañías de bajo coste para conseguir más clientes. Nosotros nos dirigimos a un tipo de pasajero que prioriza la calidad”, apunta Ueki.

A pesar de sus políticas conservadoras de expansión moderada JAL quiere aprovechar su recién saneada situación financiera y el potencial de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (en esa fecha Japón espera duplicar su número de turistas y llegar a los 40 millones) para crecer fuera. “Japón se enfrenta a una baja natalidad y a un envejecimiento de la población pero la demanda de transporte aéreo crecerá mucho en entre los países del sudeste asiático y Norte América. Nosotros estamos en medio y podemos convertirnos en un centro de conexión interesante”.

En relación a este objetivo de internacionalización, para el que el presidente reconoce que JAL tiene que prepararse, la aerolínea cuenta ya con un 45 por ciento de pasajeros extranjeros en sus rutas internacionales.

Sobre la reciente decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea, Ueki no se muestra tremendista pero reconoce su inquietud ante las posibles consecuencias. “Reino Unido no está dentro del tratado de Schengen y tiene su propia moneda. Por tanto no considero que afecte directa y rápidamente a nuestro sector de transporte aéreo. Lo que me preocupa más es pasado el tiempo cómo cambiará la situación económica en Europa”, aseguró.