El grupo ha diseñado un plan estratégico que contempla una importante expansión exterior.  Pero ese plan lleva meses en un cajón esperando a que se desbloquee el parón político y que haya un nuevo Gobierno que dé el visto bueno al programa de crecimiento internacional, que se erige en “uno de los principales objetivos estratégicos” de la compañía, según su presidente.

Aena quiere dar ya el gran salto al exterior. El grupo quiere aprovechar las oportunidades de crecimiento que ofrece el sector aeroportuario mundial y considera que la expansión internacional es uno de los grandes objetivos estratégicos para su crecimiento y la generación de valor, según subrayó ayer su presidente, José Manuel Vargas, en la junta de accionistas de la compañía.

Aena ya tiene presencia internacional, con participaciones en la gestión de 15 aeropuertos en tres países (México, Colombia y Reino Unido) y con trabajos de verificación de navegación en otros dos (Omán y Marruecos). Pero la dirección del grupo entiende que el crecimiento exterior puede potenciarse y mucho, singularmente en Latinoamérica.

“Estoy convencido de que Aena está preparada para dar este gran salto”, dijo ayer Vargas. Pero para poder lanzarse a crecer fuera necesita el aval de un nuevo Gobierno que no llega.

Y es que Aena, controlada en un 51% por el Estado, tiene desde hace meses guardado en un cajón un plan estratégico de salto al exterior que primero ha de ser aprobado por el Gobierno, pero el actual Ejecutivo –en funciones desde hace seis meses- no puede dar luz verde al programa. El parón político después del 20-D lo ha imposibilitado, y aún está por ver que con los resultados del 26-J se desbloquee rápidamente la situación.

Entretanto, el plan de desarrollo internacional seguirá en el cajón. Y en estos meses de impasse Aena ha visto cómo se perdía alguna oportunidad de crecimiento en el extranjero, como la concesión de la gestión de seis aeropuertos en República Dominicana al grupo francés Vinci.

En paralelo, otra apuesta estratégica de Aena para generar valor es la de explotación del patrimonio inmobiliario del grupo. Vargas anunció ayer en la junta que sus planes pasan porque en septiembre se inicien los trabajos para la elaboración de un master plan inmobiliario de los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Aena aportaría suelo colindante a ambos aeropuertos y se buscarían inversores para construir hoteles y oficinas en ellos.

IMAGEN: Flickr | Lali Masriera.