Tecnología y transparencia parecen buenos aliados. Al menos, con una puede conseguirse que haya más de la otra. Aunque a veces eso no es suficiente. Rastreator, la web que compara seguros, tarifas de telefonía y productos financieros, siempre ha llevado a gala su independencia. Aun así, sigue peleando para demostrar que sus búsquedas siempre son neutrales.

Rastreator ha cambiado de jefe. En enero, y haciendo bueno el dicho de “año nuevo, vida nueva”, la compañía puso al frente como nuevo consejero delegado a Fernando Summers. Ese movimiento se entiende, en gran medida, por la apuesta que están llevando a cabo en el entorno financiero. Summers tiene experiencia, y se trata de un valor seguro.

Entre los retos, al margen de seguir creciendo, como es lógico, se encuentra el hecho de que cada vez más empresas se sumen sin problema a la web para que sus servicios puedan ser comparados. Hace unos meses, su antecesora en el cargo, Elena Betés, contaba a este medio que muchas empresas todavía entran reticentes en Rastreator. Aunque no dejaba lugar a la duda, y asumía que deben adaptarse a los nuevos entornos digitales sí o sí.

Tema relacionado: “Las empresas entran incómodas en Rastreator, pero deben adaptarse al entorno digital”

La situación, como cuenta Fernando Summers a SABEMOS, va cambiando, aunque de forma lenta. Incide en que hay bastante diferencia entre compañías y sectores. Afirma que dentro de la variedad de sus comparaciones, algunos sectores son más reacios a que sus precios se muestren en confrontación de forma directa con toda la competencia.

Rastreator es uno de los comparadores de precio más populares del mercado. Y aunque sea curioso, su mascota tiene mucha importancia en dicho reconocimiento. Su labor es muy simple. Un usuario entra, pide lo que quiere comparar, ya sean seguros, tarifas de teléfono o hipotecas (u otras cosas), y Rastreator se lo muestra. Si compra el servicio, estos se llevan una comisión y ese es del modelo de negocio.

En ese contexto, Summers zanja el tema: “Las empresas van tomando conciencia de que los usuarios cada vez somos más exigentes, y se tienen que adaptar a eso”. Mantiene que deben ser las empresas las que deben poner a la altura de lo que demandan los clientes y usuarios.

Las dudas sobre los comparadores (y Rastreator)

“La transparencia está asociada a la credibilidad”. Summers se muestra muy claro al respecto. Ellos prestan un servicio que las personas demandan, y las empresas deben asumirlo. ¿Pero qué hay de la propia transparencia?

Hace unos años Mapfre entró a formar parte del accionariado de Rastreator. Desde entonces, la competencia por un lado, y algunos usuarios por otro, ponen en entredicho la neutralidad de la compañía a la hora de escupir resultados en sus búsquedas. Sobre todo en la parte de seguros donde puede entrar en conflicto con la aseguradora roja.

En este sentido Summers no ve la polémica. De forma muy tranquila, responde a SABEMOS que la adopción en el uso de comparadores, tanto el suyo como otros, ha hecho que se pierda esa suspicacia. Cree que al principio es normal que haya dudas sobre una posible manipulación a la hora de mostrar los resultados. Pero con el paso del tiempo eso desaparece.

Por experiencia propia, afirma que los usuarios de Rastreator pueden ver que hay una total imparcialidad. Además, como argumento, sostiene que ellos no hacen ningún tipo de ordenación predeterminada cuando salen los resultados. Y, no solo eso, cuenta que no elaboran rankings, ni tablas de valoraciones o cualquier cuestión que marque un sesgo subjetivo.

Aunque el argumento de mayor peso que aporta Summers tiene que ver con la propia utilidad de Rastreator. Asegura que si no son transparentes, los usuarios les sancionarán por ello y perderán su confianza. Insiste en que su objetivo no es vender nada, sino poner a disposición de los usuarios todas las alternativas y que ellos decidan.

El futuro de Rastreator y los comparadores

¡Larga vida a los comparadores! Esa parece ser la proclama. Además, hay un factor que Summers asume como positivo. Se trata del boom en el segmento fintech, donde ellos llevan instalados desde antes que se iniciara esa “actividad”. Por lo tanto, conocen el mercado digital y saben bien cómo deben moverse.

No obstante sucede algo curioso. Según estudios de Rastreator, incluso de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), hay mucha gente que quiere cambiar sus servicios de luz o teléfono, pero al final no lo hace. ¿Puede suponer un problema para el negocio? El responsable de Rastreator cree que no. Asume que muchas personas solo quieren mirar, comparar y ya está. Pero también afirma que al final, y de manera progresiva, la gente sí va siendo más decidida para cambiar de compañía en algunos servicios.

En cuanto al futuro de la compañía, en estos momentos están muy centrados en los asuntos financieros, como los comparadores de hipotecas o préstamos. La gente quiere mucha información en esos ámbitos. Por otra parte, según Summers, el objetivo es seguir creciendo en los distintos verticales donde ya están, como por ejemplos los seguros, que ahora mismo llegan a casi todos los segmentos de comparación.