El Tribunal Supremo le da la razón al gestor de los aeropuertos y le permite recuperar 446 millones de provisiones por las expropiaciones de terrenos en Madrid que irán directamente a elevar los ingresos de sus cuentes de 2016. La compañía se puede encontrar con otros 517 millones más si el Alto Tribunal confirma próximamente otros dos procedimientos similares aún pendientes de sentencia.

Aena despega hacia un 2016 de récord. Las cuentas del gestor de los aeropuertos españoles ya se preveían al alza por la buena marcha del tráfico aéreo, aupado por el boom del turismo, y por los nuevos contratos de los espacios comerciales en las instalaciones. Ahora los ingresos se dispararán también gracias al Tribunal Supremo.

El Alto Tribunal le ha dado la razón a Aena en el largo proceso judicial que le enfrentaba a antiguos dueños de terrenos expropiados para la construcción de la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas. El Supremo desestima el recurso presentado por los dueños de los suelos, y la compañía ahora parcialmente privatizada podrá recuperar 446, 3 millones de euros que tenía retenidos en forma de provisiones y que irán directamente a elevar los ingresos en las cuentas de la compañía de 2016, según ha informado Aena en un hecho relevante remitido a la CNMC.

Pero Aena puede ver cómo esos ingresos adicionales pueden acabar disparándose hasta cerca de los 1.000 millones de euros. Y es que el Tribunal Supremo tiene aún pendientes de resolución otros dos casos similares por recursos contra las expropiaciones de terrenos para la ampliación de Barajas, cuya sentencia se espera que se apruebe de manera inminente.

En caso de que el Supremo confirme también en estos dos casos la desestimación de los recursos –y fuentes del mercado consultadas por SABEMOS dan por hecho que así será por tratarse de casos prácticamente idénticos-, Aena podrá liberar provisiones por otros 517,2 millones de euros.

El grupo registraría así un impulso a sus ingresos de este ejercicio de un total 963,5 millones de antiguas provisiones. La compañía, en la que el Estado mantiene una participación del 51%, obtuvo el año pasado unos ingresos de 3.517 millones -un 11% más que en el año precedente-, de los que un 68% de los ingresos siguen correspondiendo a las operaciones aeronáuticas y un 26% a ingresos comerciales.

La sentencia del Supremo supone un balón de oxígeno para la compañía en plena polémica sobre la política de tasas aéreas para los próximos cinco años. Aena ha propuesto a la Dirección General de Aviación una congelación de sus tarifas para el periodo entre 2017 y 2021, y el Gobierno ha de adoptar una decisión al respecto antes del 30 de septiembre. Sin embargo, la CNMC – que ya obligó a Aena a aplicar una rebaja del 1,9% de las tasas este año- ha emitido un informe en el que defiende que se apliquen rebajas del 2,02% cada año a las tasas durante el próximo lustro.

IMAGEN: Flickr | Michal.