Los bancos españoles se han empezado a anotar pérdidas extraordinarias en bolsa tras confirmarse la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El Brexit lo están notando especialmente dos entidades que operan en Gran Bretaña: Banco Santander y Banco Sabadell.

En su momento parecía una buena idea acudir al Reino Unido a plantar sucursales en un mercado avanzado, con una cultura financiera extendida por todos los segmentos de población y todas las áreas. Nadie podía imaginar que los arteros ganarían un referéndum.

Los dos bancos se están pegando unos batacazos tremendos en bolsa, con pérdidas de alrededor del 18% a mediodía con respecto al cierre de la sesión anterior.

Todavía no hay reacción oficial -ni oficiosa, hasta donde hemos podido saber- del Banco Santander, que tiene una extensa red en el Reino Unido. Tras comprar la entidad británica Abbey por 9.000 millones de libras en 2004 (que por aquel entonces valían 13.199 millones de euros), Santander se convirtió en uno de los gigantes financieros de Gran Bretaña. El banco consiguió en el Reino Unido el año pasado unos beneficios netos, limpios de polvo y paja, de 962 millones de libras, 1.200 millones de euros al cambio actual.

Actualización a las 13:00 horas. Banco Santander ha remitido por escrito unas declaraciones de su presidenta, Ana Botín: “Santander tiene como misión contribuir al progreso de las personas y de las empresas en sus 10 mercados clave en Europa y América.  Seguimos tan comprometidos como siempre con nuestros equipos y clientes en Reino Unido. Nuestro modelo de negocio diversificado y centrado en banca comercial nos aporta estabilidad y fortaleza. El Banco ha demostrado su solidez a lo largo de su historia y pagado dividendo a sus accionistas de manera ininterrumpida en los últimos 50 años”.

También el Banco Sabadell ha salido a comentar el resultado del referéndum sobre el Brexit, que puede afectar a las operaciones de su filial TSB. “El resultado de la consulta no cambia la estrategia de Banco Sabadell en el Reino Unido”, ha asegurado el presidente de la entidad, Josep Oliu, en un comunicado.

La entidad confía en que tras el voto favorable al Brexit se abra un proceso de negociación entre la Unión y Gran Bretaña que permita continuar con unas relaciones comerciales adecuadas entre el continente y los secesionistas. “Tanto el Reino Unido como el resto de paí­ses de Europa tienen la convicción de que el libre comercio contribuye al bienestar de sus ciudadanos y es en este marco que esperamos se desarrollen las negociaciones comerciales que se establezcan”, ha resaltado Oliu.

Sabadell y Santander no son los únicos bancos españoles que se están anotando fuertes caídas en bolsa. Bankia se está dejando un 16%, Bankinter un 6%, BBVA un 14%, Caixabank un 15% y Banco Popular un 17%, de acuerdo con los datos actualizados a las 12 horas del mediodía y en comparación con el cierre de las cotizaciones de ayer jueves.

En general, el Ibex 35 se ha dejado casi un 10% esta mañana, con otras empresas fuertemente afectadas, entre ellas el consorcio hispano-británico IAG. Otras empresas con importantes intereses en el Reino Unido se han mantenido en línea con la bajada del selectivo español: Telefónica, que sigue siendo la propietaria de O2 pese a sus intentos para vender el operador británico, está bajando un 10%; Iberdrola, con generación eólica en Escocia, está descendiendo casi un 8% en bolsa.

La vida tras el Brexit

Las consecuencias de un acontecimiento inédito son siempre impredecibles. Desde el punto de vista económico, lo más lógico e inmediato es una caída de la libra esterlina en su cotización frente al dólar y frente al euro. Eso es exactamente lo que está sucediendo, con descensos del valor de la moneda británica del 11% con respecto al dólar, hasta quedarse en 1,3238 dólares por cada libra. Es el peor nivel experimentado por la divisa del Reino desde 1985, tal y como apunta Efe.

El Reino Unido es la nueva Venezuela. Al menos en lo que respecta a Santander y Sabadell, que van a sufrir un impacto negativo en sus cuentas por culpa de la depreciación de la libra, un fenómeno similar al que padecen las multinacionales como Telefónica, que se anotan importantes pérdidas por los efectos cambiarios en Venezuela.

Aún no se sabe en qué quedará este Brexit, cómo se articularán las relaciones comerciales y económicas con el resto de los países de la Unión, así que no es fácil calibrar el impacto en las empresas españolas. Lo que está claro es que la devaluación de la libra va a empeorar el poder adquisitivo de los ciudadanos británicos, por lo que podrán comprar menos bienes y servicios a las compañías con presencia en el país, entre ellas las compañías de moda como Inditex y Mango.

Además, la incertidumbre económica que acaban de provocar los partidarios del Brexit va a contraer la actividad de los bancos y los fondos de inversión de la City londinense, lo que podría reducir el flujo de dinero hacia proyectos productivos de otros países de la Unión Europea.

Todavía es pronto para valorar las dimensiones del golpe que va a recibir la economía del Reino. Quedan dos años para articular el divorcio. Y estábamos casados en gananciales.

Foto: Flickr – Money Bright