El sector de las telecos en España sigue su consolidación y ahora parece tranquilo, aunque ha vivido momentos tensos. Hace 10 años, la extinta Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) tuvo que intervenir para que los operadores móviles virtuales (OMV) tuvieran una relación regulada con los operadores de red y estuviera bajo control. El mercado ganó en competitividad, los precios bajaron y los clientes lo agradecieron.

Tras las compras de Ono y Jazztel, por parte de Vodafone y Orange, respectivamente; y la última compra de Yoigo y Pepephone por parte de MásMóvil; junto a la progresiva desaparición de muchos OMV, todo ha vuelto a quedar reducido a la mínima esencia competitiva, y algunos siguen alzando la voz para quejarse.

En el marco del Ingenium Mobile 2016, organizado por JSC, se ha tratado en profundidad el sector de las telecomunicaciones y su actual situación. En concreto, en la mesa ‘El mercado menguante’, con el expresidente de la CMT, Reinaldo Rodríguez; el CEO de Telecable, Alejandro Martínez; el consejero delegado de Pepephone, Pedro Serrahima; y Juan Junquera, asesor de Aire Newtworks; moderados por el director de SABEMOS, Miguel Ángel Uriondo, se ha puesto de relieve la vuelta a atrás en el ámbito competitivo del segmento móvil.

El más contundente fue el directivo de Telecable al asegurar que los tres grandes operadores no compiten, sino que hacen el paripé. Además, señaló que se trata de un modelo oligopólico, pero no de carácter competitivo, como una vez señalaron desde Vodafone, sino un oligopolio sin más.

La mesa de debate, centrada en el futuro de los operadores virtuales, una vez que MásMóvil y Pepephone, sus dos máximos exponentes lo abandonan -tras el proceso de compra (y próxima unión) de Yoigo-, puso de relieve que ha quedado lejos de las expectativas de 2006, cuando la CMT reguló el acceso mayorista para que las compañías con red alquilaran su infraestructura y, así, poder ofrecer servicios. En el actual contexto, y pese a la regulación del mercado, Alejandro Martínez afirmó que los virtuales están en una situación de indefensión a la hora de negociar dicho acceso mayorista. Es más, no dudó en destacar que ellos, como puede ser el caso de Euskaltel, siguen funcionando porque su negocio móvil es un complemento al fijo.

Lo curioso es que el propio expresidente del regulador también fue crítico con la situación. Asegura que durante estos 10 años ha estado funcionando, pero que en estos momentos vuelve a ser una cosa de tres.

Cabe recordar que en el boom de los OMV llegó a haber más de 20 compañías operando con este sistema. Aunque todo lo bueno se acaba. “En estos 10 años los virtuales han supuesto un revulsivo, pero creo que se ha llegado a un final de ciclo. Se vuelve a la situación de partida, y eso me hace ver el futuro de manera más escéptica”. Así lo reflejaba en SABEMOS hace unos meses el CEO de Suop, Jaime Pla, sobre el futuro de los virtuales. Añadía que el mercado de los OMV se ha concentrado “de manera brutal”. Además, exponía otra de las problemáticas: los low cost han caído en manos de los grandes. En referencia a que hay OMV como Tuenti, Lowi, Amena o Simyo que, en realidad, pertenecen a los operadores de red.

La apisonadora de la convergencia

El director general de Pepephone, Pedro Serrahima, fiel a su ausencia de pelos en la lengua, llevó al debate otro elemento: la imposibilidad de los operadores alternativos de poder entrar en el mercado convergente a través de ofertas mayoristas. Señaló que la regulación favorece de manera clara a los operadores con red y que, por lo tanto, para OMVs como el suyo, hubiera sido imposible ofrecer servicios conjuntos de fibra, móvil y TV (en zonas rentables) y que fuera un buen negocio.

Actualmente el acceso mayorista se da fuera de las 66 ciudades que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) estableció como competitivas, y que a su vez son las más grandes y rentables, y por ello no resulta atractivo ser un operador virtual convergente en Peraleda de la Mata (Cáceres), donde sí podrían. Al menos si Telefónica despliega fibra en esa localidad.

Las conclusiones en la mesa redonda no fueron nada positivas para la futura salud de los OMV. Además, tras la marcha de Pephone y MásMóvil a la red, los dos que tenían mayor presencia en los foros sectoriales y guerreaban por los demás, ahora estarán en otras pugnas, pero ya con la infraestructura de Yoigo.