Los tres grandes operadores de telefonía en España: Movistar, Vodafone y Orange, tienen dos frentes regulatorios abiertos que, a su vez, son algo contradictorios. Por un lado quieren acabar con el Mercado 15, que regula el ámbito móvil y se encarga de establecer las normas para los servicios mayoristas; y a su vez, Orange y Vodafone tampoco están del todo contentos con la regulación de fibra y contenidos de televisión que, a su juicio, favorece a Telefónica.

En esta tesis del perro del hortelano, en el marco del ‘Ingenium Mobile 2016’, los tres operadores se han sentado en una mesa redonda junto a Diego Otero, subdirector de Análisis de Mercados de Comunicaciones Electrónicas de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Con el nombre de ‘Regulación o desregulación’, intervinieron el director de regulación de Telefónica España, Alberto Moreno; la regulation manager de Orange, Luz Usamentiaga; y el responsable de regulación de Vodafone, Matías González; moderados por el director de SABEMOS, Miguel Ángel Uriondo.

De manera concisa y sosegada, el responsable de la CNMC ha expuesto cómo ha sido el desarrollo del Mercado 15, que se encarga de velar por el acceso mayorista a servicios móviles, y ha recordado que está en fase de estudio y que, en breve, mandarán un informe para su revisión.

En este punto, los tres operadores atacaron el mismo frente: la necesaria desaparición de esta regulación en la actualidad. El propio Diego Otero dio gasolina tanto a Movistar como sus competidores, al reconocer que en su día se revisó este mercado ante el poder significativo de los operadores con red, pero ahora quizá no es tan necesario, y los argumentos para mantener el Mercado 15 se deben reformular.

Además, hay algo que juega a favor de los grandes, y es que tras la concentración de MásMóvil, Pepephone y Yoigo, las necesidades de acceso mayorista han quedado muy reducidas a un pequeño grupo de OMVs, que si finalmente se elimina esta regulación, tendrán que negociar el acceso a la red sin el colchón regulatorio.

Para terminar de dar por muerto al Mercado 15, y casi a los propios operadores virtuales, la responsable de regulación de Orange advirtió de que esta regulación tampoco tendrá mucho sentido porque cualquier compañía de telecos será convergente. Y, por lo tanto, las acciones regulatorias deberán encauzarse en esa dirección.

Desde Vodafone se mandó el mismo mensaje, y además se añadió que el Mercado 15 ya no tiene sentido porque, según la opinión de Matías González, un mayor número de operadores no genera una mayor competencia. Aunque esto choca frontalmente con las últimas subidas de precios, entre otras de su compañía, una vez que Ono y Jazztel han desaparecido del mercado.

El verdadero juego de la regulación

Los tres grandes operadores, no siempre de acuerdo, sí mostraron al unísono la necesidad de desregular el segmento móvil y mirar al fijo, concretamente la fibra. Aquí es donde surge la contradicción, porque Orange y Vodafone quieren libertad absoluta para tratar acuerdos mayoristas con los OMV, pero sin embrago se quejan, a veces de manera airada, sobre sus problemas.

Los naranjas lo hacen por la fibra, el acceso, las ciudades que quedan sin necesidad de que Movistar ofrezca acceso a su red, etc. Mientras, los rojos se inclinan del lado audiovisual y el acceso, también a los contenidos que ahora tiene Movistar gracias a la compra de DTS (Canal+).

Sobre este asunto, zanjó el regulador que ahora habrá que detallar cómo serán los precios del acceso mayorista a la fibra de Telefónica. También concretó que habrá que estudiar la aplicación de los test de replicabilidad sobre los precios, y demás aspectos de acceso.