Los propietarios que sufren la ocupación ilegal de sus viviendas reciben un doble castigo: además de no poder disfrutar de su propiedad, en caso de querer deshacerse de ella deben aplicar un descuento en media del 42,4% frente a viviendas similares en venta. Asturias es la Comunidad que mayores depreciaciones registra y Navarra la que menos.

El mercado inmobiliario no atraviesa su mejor momento en España y la venta de pisos se recupera a marchas forzadas junto al resto de la actividad económica. A la dificultad natural de los propietarios para vender actualmente su vivienda, se suma en este caso la presencia de “inquilinos” ilegales que no solo disfrutan de la casa sin coste alguno, sino que también originan daños y desperfectos de los que no tendrán que hacerse cargo.

Los dueños de un inmueble “okupado” no sólo se enfrentan al desalojo, la propiedad en sí queda marcada con un hándicap en el mercado que les obligará a bajar un 42,4% de media el precio, según el último informe del portal inmobiliario Idealista.

Este descuento viene motivado por el hecho de no poder disponer inmediatamente de la vivienda, no poder siquiera enseñarla o realizar fotos que muestren el estado de la misma para poder valorar los posibles desperfectos.

Del mismo modo los nuevos propietarios son quienes se tienen que hacer cargo del proceso de desahucio y de los posibles costes que pudiera suponer, algo que también influye de manera directa en la valoración económica del inmueble.

La tipología de viviendas en venta que se encuentran ocupadas es la de un piso en zona urbana, con un tamaño medio de 102 metros cuadrados y 3 habitaciones.

Respecto a la ‘okupación’ por comunidades, Asturias es la comunidad en la que mayor es el descuento que aplican los propietarios de viviendas ocupadas (-65,1%), seguida por Euskadi (-53,2%), Baleares (-52,2%) y la Comunitat Valenciana (-50,7%).

Por el contrario, las comunidades donde menos descuentos aplican los propietarios a las viviendas ocupadas son Navarra (-28,1%), Madrid (-35,3%), Extremadura (-36,6%) y Catalunya (-39,3%).

En cuanto al tamaño de las viviendas ocupadas, el ranking está liderado por Extremadura, con una media de 130 m2, seguida por Castilla La Mancha (129 m2), Galicia (110 m2), La Rioja (108 m2), Cantabria y Castilla León (107 m2 en ambos casos). Por el contrario, Asturias tiene las viviendas más pequeñas, con una media de 74 m2, seguida por Navarra (85 m2) y Murcia (90 m2).