Son nuevos en este tipo de vacaciones, pero todo apunta a que los chinos se convertirán en los turistas estrella de los cruceros, un nuevo y esperanzador mercado en el que las principales navieras ya se están posicionando.

Guan Pin lo tiene claro al recorrer la cubierta y fotografiarse junto a una de las piscinas del “Ovación del mar”, el navío inaugurado este viernes por Royal Caribbean en la ciudad norteña de Tianjin con capacidad para hasta 4.905 personas y todo tipo de lujos. “Me gusta y creo que a muchos chinos también les gustará”, dice la joven a Efe, mientras se dirige a ver cómo surfean jóvenes y adultos en una ola gigante artificial, ayudados por dos monitores extranjeros que introducen a muchos en el mundo de la tabla.

A pocos metros, otros vuelan en una atracción que llama la atención de muchos espectadores o se apresuran para subirse al mirador que se levanta a unos 90 metros del barco ofreciendo unas inigualables vistas del atardecer en pleno mar. “Somos muy optimistas sobre el crecimiento que tendrá el mercado de cruceros en China”, señalaba a Efe el presidente de Royal Caribbean International, Michael Bayley, poco antes de que el “Ovation of the Seas” comenzara su primer viaje inaugural -de un día y a modo de presentación para medios y agencias de viajes-, desde su puerto base, Tianjin.

Las cifras alimentan su optimismo. Según la Asociación china de la Industria de Cruceros y Yates, más de un millón de turistas chinos viajaron en crucero en 2015, y se espera que esa cifra se más que cuadruplique en cuestión de cuatro años, hasta los 4,5 millones.

En 2005, tan sólo 10.000 chinos optaron por este tipo de vacaciones, pero el crecimiento de la segunda economía mundial y la naciente clase media ahora plantean un futuro “muy prometedor” para el sector, incluso si el dragón asiático se ha desacelerado. “Todos sabemos que (la economía china) sufre una desaceleración, pero cuando ves el enorme crecimiento que ha registrado las pasadas dos décadas y cuando piensas en el crecimiento del 6,5 % (previsto) para este año, y el siguiente, y lo comparas con Europa o Estados Unidos… Es fantástico”, destacó Bayley.

El empresario contextualiza y explica que en Norteamérica, el mayor mercado de cruceros a nivel mundial, registra alrededor de 11 millones de clientes al año de una población de 400 millones de personas, por lo que “impresiona si te paras a pensar cómo de grande puede convertirse el mercado en China en los próximos 10 a 20 años”.

Con el “Ovation of the Seas”, Royal Caribbean se convierte en la marca con la mayor flota en el país asiático, cinco barcos en total, aunque el grupo Carnival, que aúna a diez enseñas, ya cuenta con seis y anuncia planes de expansión para 2017 y 2018. Para ambos, el mayor desafío es dar a conocer una opción desconocida para los orientales. “La industria de cruceros en China es muy nueva, y tenemos que educar y promover los cruceros como la opción más valiosa y la mejor para unas vacaciones”, opinan desde Carnival en declaraciones a Efe.

El desarrollo de los puertos en la región Asia Pacífico también es un reto, pues no todos los países llevan el acelerado ritmo de inversión en infraestructuras de China y ello será necesario para presentar una buena oferta a los clientes. “Cuando traes una nueva industria a una región es complicado y más si es tan grande como Asia Pacífico; tiene que haber un desarrollo de los puertos y es un viaje que vamos a tener hacer todos de manera colectiva”, comenta el presidente de Royal Caribbean International.

Bayley considera que tanto en China como en otros países de la región hay una actitud positiva, lo que, en su opinión, ayudará a avanzar en ese sentido.

Los acuerdos con compañías chinas también pasan por el futuro de los cruceros, y algunas navieras ya han abierto la puerta a construir los primeros barcos en la segunda economía mundial.

Carnival firmó un contrato con la empresa china de construcción naval CSSC, del que saldrá la primera compañía de cruceros local china. “China es un mercado extremadamente importante para nuestra compañía y para la industria, y esperamos que se convierta en el mayor del mundo”, inciden desde la firma americano británica.

De momento, los ciudadanos chinos que hoy probaron el “Ovación del mar” no daban abasto con la enorme oferta del navío, diseñado en especial para este público, con Kung Fu panda como invitado especial y una de las actrices más famosas del país, Fan Bingbing, como madrina, que hoy animó a sus compatriotas a probar nuevas experiencias.