El primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado su intención de dimitir tras perder el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE) que se comprometió a convocar a pesar de estar en contra de la ruptura con Bruselas.

El líder conservador, de 49 años, ganó las elecciones generales de mayo de 2015 por mayoría absoluta con la promesa de sacar las urnas a la calle, ante la presión que ejercía el ala euroescéptica de su partido y el avance del eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP). Antes de fijar una fecha para el plebiscito, Cameron dedicó varios meses a negociar con sus 27 socios comunitarios una reforma de la Unión que le permitiera presentar ante sus votantes una Europa más atractiva para los británicos.

Bruselas aceptó una revisión de las normas que permitía a Londres retirar ciertas ayudas a los inmigrantes europeos, entre otras medidas que los partidarios del “brexit” (salida del Reino Unido de la UE) consideraron insuficientes.

El primer ministro ha liderado una campaña basada en el miedo a las consecuencias económicas que tendrá la salida de la UE, una fórmula que le funcionó en el referéndum sobre la independencia de Escocia, en septiembre de 2014, en el que la opción de seguir en el Reino Unido, que defendía el Gobierno, ganó con un 55 % de los votos.

Cameron, igual que el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, ha puesto sobre la mesa argumentos prácticos para seguir en la UE, pero no ha mostrado demasiado entusiasmo por el proyecto político común. “No amo Bruselas, amo al Reino Unido, y soy el primero en decir que hay todavía muchos modos en los que Europa necesita mejorar”, dijo al convocar la consulta, el pasado 20 de febrero.

Las reacciones de los líderes europeos

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha lamentado el resultado del “brexit”, y defiende que Europa es el futuro. Además, aboga por la construcción de una UE “más humana y más justa”. “Debemos cambiar Europa para hacerla más humana y más justa. Pero Europa es nuestra casa, es nuestro futuro”, dijo Renzi en un mensaje escrito en Twitter. El primer ministro italiano escribió estas palabras momentos después de que su Gobierno mantuviera en Roma una reunión de urgencia para valorar las consecuencias de que Reino Unido haya decidido en referendo abandonar la UE.

Por su parte, el presidente en funciones del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha afirmado que el Ejecutivo español “toma nota con tristeza” del resultado favorable en el referéndum del Reino Unido a abandonar la Unión Europea y ha lanzado un mensaje de serenidad y tranquilidad a los españoles.

Rajoy ha comparecido en el Palacio de la Moncloa minutos después de que el primer ministro británico haya anunciado su intención de dimitir en octubre, una vez que el Reino Unido ha votado a favor de la salida de la Unión Europea. El jefe del Ejecutivo en funciones ha explicado que el proceso de salida del Reino Unido de la UE durará al menos dos años desde la notificación oficial y, mientras tanto, las relaciones entre ambas partes no cambiarán en absoluto. Rajoy ha subrayado que, a diferencia de lo que podría haber ocurrido años atrás, España tiene ahora gran parte de sus necesidades financieras cubiertas y un sistema saneado que permitirá al país afrontar en condiciones de solidez las posibles turbulencias.